Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/148468
AFECCIÓN QUE SE MULTIPLICA CON LAS BAJAS TEMPERATURAS

Advierten la necesidad de evitar que se agraven cuadros de bronquiolitis

La próxima semana comenzaría a lle­gar el frío y los especialistas aconse­jan prevenir para evitar la enferme­dad viral, sobre todo en los niños.

Los cuatro casos de pa­cientes con síntomas de influenza A en Corrientes, y las más de 540 muestras tomadas y enviadas para su análisis y confirmación, son motivo suficiente para los médicos para alertar a la comunidad correntina sobre la circulación viral. Si bien desde el Ministerio de Salud Pública aseguran que aún ninguno de los casos de Gripe A aún fueron confir­mados, sino son sospecho­sos, advierten que se deben extremar los cuidados.

En ese sentido, desde la cartera sanitaria indican que los padres deben prestar atención para prevenir que los niños, y sobre todo los bebés, contraigan otra en­fermedad viral grave, que es la bronquiolitis.

Se trata de una patología respiratoria que como con­secuencia de un virus pro­duce la inflamación en los bronquiolos -las áreas más pequeñas y distales de los bronquios- encargados de llevar el aire a los pulmones. Por esa razón, a través de un comunicado difundido advierten que por la llega­da del invierno -y las bajas temperaturas que podrían comenzar a registrarse en Corrientes recién a partir de la próxima semana- de­ben extremarse los cuidados porque la bronquiolitis afec­ta a gran parte de la pobla­ción menor de 2 años.

Inicialmente los síntomas son leves e inespecíficos: fiebre, tos, decaimiento, congestión nasal, falta de apetito y complicaciones para conciliar el sueño.

Si bien menos del 10% de los pacientes con bronquio­litis requieren internación, la dolencia es responsable de más del 30% de los casos de internación pediátrica en época invernal, en situacio­nes graves se requiere admi­nistración de oxígeno y en casos puntuales internación terapia intensiva.

Y resaltan: “La severidad de la bronquiolitis ocurre cuando la enfermedad pro­gresa y el pulmón no pue­de cumplir con su función básica de oxigenación. Esto conlleva a un cuadro de in­suficiencia respiratoria. La falta de oxígeno en sangre y tejidos y la acumulación de dióxido de carbono pueden poner en peligro la vida del niño que la padece”.

“No existe vacuna para prevenir los tipos de bron­quiolitis causados por virus sincitial respiratorio o ade­novirus. Pero dado que el virus de la influenza tanto el A como el B también causan bronquiolitis, la vacuna an­tigripal debe ser administra­da anualmente en todo niño menor de 2 años”, explican.

Entre las medidas que pueden ayudar en la preven­ción, destacan “la lactancia materna”, también recuer­dan que numerosos estudios demostraron que “los niños expuestos al humo de ciga­rrillo en sus hogares tienen de 4 a 6 veces más riesgo de contraer la enfermedad o re­querir hospitalización”.

“Lo importante es que los padres tengan claro los síntomas y no se demore la consulta, ya que una vez que la enfermedad progresa se vuelve más difícil el control. El chico pasa por cuadros respiratorios que incluso llegan a imposibilitar ingerir alimentos o dormir por las noches”, concluyen.

La causa más frecuente de la bronquiolitis es el virus sincicial respiratorio (VSR), y otros que pueden causarla son adenovirus, influenza y parainfluenza.

Se recuerda además que el virus se transmite de una persona a otra por el con­tacto directo con las manos contaminadas con secre­ciones nasales o a través de gotitas aerotranspor­tadas generadas al toser o estornudar.s