Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/148479
EL ESCRUTINIO DE LAS LEGISLATIVAS PROVINCIALES

El cálculo automático que se comió todos los votos en blanco

Reconocen que hubo un error y pro­meten solucionarlo. Dicen que no modificará el resultado final. La ex­plicación es vidriosa.

El Centro de Cómputos de la Provincia, que fun­ciona en la órbita del Mi­nisterio de Hacienda de la Provincia, se hizo cargo (aparentemente) del grueso mamarracho que se presen­tó como documento oficial correspondiente al recuen­to final de las elecciones legislativas del 2 de junio y que borró casi la totali­dad de los votos en blanco emitidos en esa jornada. No está claro si el error fue del organismo (es decir en la carga) o el problema se originó en un déficit del procedimiento para consig­nar la calidad de los votos en los certificados, o una combinación de ambos fac­tores. Lo que sí está claro es que hubo votos en blanco y los hicieron desaparecer de la documentación que la Justicia Electoral hizo fir­mar a los apoderados parti­darios y que luego se difun­dió a través de la página de Internet.

El hecho es que, como lo informó NORTE de Co rrientes el domingo, el re­sultado final casi no tenía votos en blanco y eso cam­bia la asignación final de porcentajes, aunque no al­tera la producción de cada alianza y el reparto de ban­cas. Pero, estadísticamente es una desprolijidad intole­rable. En paralelo también hay un incoherencia en el porcentaje de asistencia a las urnas, pero de ese punto todavía no han hablado.

La explicación que dieron desde la Dirección de Cóm­putos (el texto se reproduce por separado) es algo vi­driosa, sostiene que no es incluyó en la planilla final “el cálculo automático”, pero además advierte que muchos certificados pue­den no tener consignados los votos en blanco y por lo tanto hay que apelar a una resta de dos factores: los votos generales respecto de la cantidad informada de votantes. ¿Quién asegura que estas cifras son correc­tas?

El punto es, en el escruti­nio provisorio (que se hace la noche de los comicios) se consignaban 17.712 vo­tos en blanco (3,08%) para el rubro senado­res y 15.626 votos en blanco (2,75%) para diputados. En la planilla del resultado final, los votos en blanco eran 212 y 217, respectivamente. Insó­lito.

Dicen que lo van a corre­gir y que esto no afectará al resultado de las alianzas y partidos. ¿Cómo lo van a hacer ahora que se deshi­cieron de urnas y votos? Lo harán cotejando los certifi­cados, pero según el propio Centro de Cómputos, algu­nos certificados no consig­naron en origen (es decir en las mesas de votación) la cantidad de votos en blan­co. La explicación se vuelve pantanosa, pero prometen arreglarlo.

Puede que sea sólo un detalle estadístico, el efec­tivo asentamiento de los votos en blanco no cambia el resultado final, es cierto, pero sirve de parámetro. Por ejemplo, según el pro­visorio, los votos en blanco a senador fueron 17.712, esa cifra es mayor que la canti­dad de sufragios que obtu­vieron 22 de los 25 parti­dos que integran la alianza ECO. Sólo se salvan la UCR, ELI y Popular, todos los de­más, desde el PL para abajo, quedaron atrás de los votos en blanco.

Claramente no es un dato secundario, por eso el “cálculo”, sea automático o manual, debe ser preciso y fidedigno. (L.A.S).s