Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/148481
AVANZADO ESTADO DE DETERIORO DEL TRADICIONAL PASEO

Nuevas grietas y desmoronamientos en los muros de contención de la Costanera

La estructura tiene más de 80 años y requiere mantenimiento. Hace déca­das que no se realizan trabajos de arreglo en los muros.

Una secuencia de foto­grafías tomadas por una vecina de Corrientes desde una embarcación durante el fin de semana y com­partida múltiples veces a través de las redes sociales, volvió a poner el acento en el avanzado estado de dete­rioro en el que se encuentra parte de los muros de con­tención de la Costanera.

Hace tiempo que se viene advirtiendo sobre la pre­sencia de rajaduras y des­moronamientos en el prin­cipal paseo de esta Capital, inclusive el año pasado, y a propósito de la polémica desatada en torno al Plan Urbano Costero, se aprobó un pedido de informes en la Cámara de Diputados de la Provincia respecto del daño estructural que exhiben los muros de contención de la Costanera.

Ahora, una vez más vuel­ven a advertirse nuevos y más problemas. Esta vez fueron vistos y registrados en una de las paredes la­terales de la punta San Se­bastián. Allí se evidencia un marcado desnivel en la estructura, a la altura de la pérgola que fue reconstrui­da e inaugurada hace un mes aproximadamente.

Otro problema, que es de larga data, es el avanzado desmoronamiento de la es­tructura costera en la zona lindante al mercadito para­guayo, a la altura del Monu­mento a la Madre. Grandes bloques de concreto se han ido derrumbando y se pue­de observar a simple vista cómo la erosión producida por el río continúa con el socavamiento de la pared de tierra.

Vale recordar que la Cos­tanera es el verdadero íco­no de Corrientes, el paseo tradicional de los corren­tinos y la postal que se ex­hibe con un orgullo; pero aunque el problema no se ve desde arriba, sino sólo desde una embarcación, el riesgo y deterioro está y avanza.

Las obras de la avenida Costanera se iniciaron en 1929 por Ley Provincial Nº 590, y se realizó por tramos que culminaron en 1950, cuando fue inaugurada, con una extensión que iba desde el acceso al Parque Mitre hasta la avenida 3 de Abril.

Como en toda la zona, donde se advierten los pro­blemas actuales, el caudal del río Paraná golpea con fuerza, y para construir las murallas se realizó un im­portante refulado de arena para levantar la altura de ese sector costero, previo a la construcción de los mu­rallones de defensas.

Los especialistas cuentan que las obras estuvieron a cargo de la Dirección Na­cional de Vías Navegables y para realizar la obra debie­ron expropiar varias pro­piedades, como el antiguo Hotel Paraná que estaba si­tuado cerca del actual Mo­numento a la Madre. Todos fueron demolidos para dar paso al gran paseo.

Según algunos arquitec­tos e ingenieros que prefi­rieron que no se preserven sus nombres, el paseo de la Costanera no está en ries­go de destrucción o colap­so, pero tampoco se puede continuar mucho tiempo más sin conocer la realidad de esa zona.

“Es fácil ver salidas de caños principales de des­agües pluviales con bordes comprometidos, fisuras de todo tipo, algunos peque­ños desmoronamientos, erosiones de taludes, evi­dencias de deslizamien­tos por inclinaciones fuera de su plomo de co­lumnas de luz o colum­nas bajas de barandas. Todo esto son claros in­dicios de que hay proble­mas a solucionar y que la estructura que sostiene todo eso, ‘la Costanera’ nos avisa de una u otra forma”

Por eso sostienen: “Como cuando nos pasa en nuestra propia casa hay que comenzar por sa­ber cuál o cuáles son las causas, muchas requeri­rán estudios importantes, complejos y seguramente costosos para arribar a un diagnóstico correcto que pronostique una solución eficiente, otros en cam­bio son simples, sencillos, aunque no se descarte que sean laboriosos y deban continuarse en el tiempo, por ejemplo hay muchas zonas con taludes vegetales casi naturales que deberían revisarse de manera de que no avance la erosión que provoque descalces o de­rrumbes, el cuidado de los árboles naturales, los vege­tales autóctonos y cuidar de no construir cualquier obra en cualquier lugar. Así sea un sendero o un mo­numento, debería ser bien estudiado previamente o si es verificada su intromisión retirar, transportar o demo­ler para evitar influencia perjudicial”.s

 

Las continuas crecidas y bajantes del río Paraná han generado mayor deterioro, perjudicando la estabilidad del suelo y subsuelo del paseo. Las crecientes más importan­tes han sido la segunda, cuarta y quinta inunda­ciones registradas en 1983 (9,02 metros); 1992 (8,64 m); 1998 (8,39 m) y 1966 (7,93 m).

En el Concejo Deliberante ingresará en la sesión de mañana, un pedido de informes acerca de la situa­ción en la que se encuentra la Costanera. Tal como ocurrió con el proyecto en la Cámara de Diputados, se volverán a pedir precisiones al respecto.

En este caso estará dirigida al Ejecutivo municipal pero también a Obras Públicas de la Provincia.

La iniciativa que corresponde al concejal Esteban “Toto” Ibáñez, del bloque del Partido Nuevo, solicita información sobre las reparaciones que se proyectan realizar sobre el paseo, se pide la limpieza integral de la costa ribereña, lindera a la Costanera hasta el bor­de del río Paraná, en toda su extensión, en especial en la zona del Puerto Italia y en la desembocadura del arroyo Poncho Verde y otros espacios.

A la vez que recomienda la clausura preventiva del espacio afectado por posibles desmoronamientos de los sectores detectados como de peligro para las per­sonas, por la fragilidad estructural de la superficie y el subsuelo de la Costanera General San Martín.