Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/149349
TRAS CÓMODA VICTORIA EN GRECIA

Mitsotakis asumió el poder con la promesa de finiquitar años de crisis

El líder del Partido Conservador propuso un plan de reactivación económica y reducción de impuestos, y un programa de reformas.

COR090719-020F01.JPG

El conservador Kyriakos Mitsotakis asumió ayer lu­nes como primer ministro de Grecia, con la promesa de reavivar la economía del país más endeudado de la UE, después de una larga década de crisis.

En un breve acto en el palacio del presidente de la república, Mitsotakis, he­redero de toda una dinastía política, juró el cargo tras su apabullante victoria electo­ral. “El pueblo griego nos ha dado un mensaje fuerte para cambiar Grecia”, declaró el líder del partido conserva­dor de Nueva Democracia, de 51 años, tras asumir el cargo. “Ahora empieza el trabajo difícil, pero estoy ab­solutamente seguro de que estaremos a la altura de los acontecimientos”, prome­tió. Mitsotakis gobernará con mayoría absoluta, con 158 de los 300 diputados del Parlamento. Su equipo mi­nisterial será anunciado este lunes, asumirá el martes y celebrará el primer consejo de ministros el miércoles.

Los conservadores ponen fin así a los cuatros años y medio de poder de Syriza, el partido de izquierda radi­cal encabezado por el pre­mier saliente Alexis Tsipras, quien prometió mantenerse a partir de ahora “activo en la oposición”, con sus 86 di­putados. Tsipras llegó al po­der en 2015 con la esperanza de poner fin a las políticas de austeridad, impuestas por sus socios europeos y el Fondo Monetario Inter­nacional, como remedio a una crisis de deuda públi­ca que acabó contagiando toda la economía y des­truyendo el 25% del PIB nacional.

Sin embargo, pronto se topó con la realidad, y en un giro de 180 grados negoció, en el verano de aquel año, con sus acreedores un nue­vo rescate económico que se tradujo en más sacrificios: recortes salariales, subidas de impuestos. Un cambio que muchos de sus segui­dores no le han perdonado. Cuatro años después Tsipras presume de haber sacado al país de un ciclo de rescates que se tradujeron en más de 450 dolorosas reformas en todos los ámbitos del Esta­do.

Sin embargo, la economía del país sigue bajo vigilan­cia de sus socios y acreedo­res, y los números no son demasiado halagüeños: el desempleo es el más alto de la Eurozona (19,2% en el primer trimestre), y la deuda asciende a un 180% del PIB, si bien este año se espera que descienda a 167,8%.

Las huellas de la crisis económica siguen siendo visibles en el deterioro de numerosos barrios residen­ciales de Atenas, y en una “fuga” al extranjero de miles de jóvenes universitarios.s