Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/150526
EN LA CALLE TACUARÍ

Asaltaron una concesionaria de motos: se llevaron dinero y también un vehículo

Actuaron armados. En medio del atraco tuvieron tiempo para hacer desaparecer los registros de las cá­maras de seguridad.

Un grupo de delincuentes, fuertemente armados, asal­taron una agencia de venta de autos y motos ubicada en avenida Independencia, en jurisdicción del barrio Villa Celia de esta ciudad. Se llevaron una cantidad importante de dinero y una moto cero kilómetro en la que escaparon, pero que lue­go abandonaron a las pocas cuadras.

Los investigadores están en problemas, les resultará difícil identificar a los mal­vivientes, pues se tomaron el tiempo de borrar los re­gistros fílmicos de las cáma­ras de seguridad con la que cuenta el local. Por ahora solo tienen la descripción que hicieron los damnifica­dos. Al cierre de esta edición no se habían registrado pro­cedimientos ni detenciones.

El hecho ocurrió el vier­nes en horas de la noche, a las 21 aproximadamente, en el local comercial ubica­do en inmediaciones de las calles Tacuarí y Rivadavia, en el que además funciona un taller de chapa y pintura. Según fuentes oficiales, al lugar llegaron dos hombres armados que amenazaron al dueño del comercio y a tres empleados. Luego los amordazaron y sustrajeron una cantidad de dinero que, según fuentes extraoficiales, serían alrededor de 100.000 pesos. Fuentes consultadas dijeron que el local cuenta con un sistema de cámaras de seguridad y que los suje­tos, que aparentemente se­rían profesionales, sustrajeron además un grabador de ví­deo digital (DVR), donde se almace­naban las filmacio­nes de las cámaras, y de esta manera evitaron dejar prue­bas que los puedan incrimi­nar. Luego escaparon en una moto Honda Tornado de 250 cc. La motocicleta fue halla­da abandonada a las pocas horas a unas tres cuadras del comercio, en inmediaciones del barrio Villa García, en la intersección de la aveni­da Independencia y calle Resoagli, luego se habrían subido a un vehículo que to­davía no estaría identificado.

Según algunos indicios, existirían dos cómplices que sirvieron de apoyo en caso de algún contratiempo. Los mismos informantes afir­maron que una de las perso­nas asaltadas tenía un golpe en la cabeza, producto de un culatazo con un arma de fuego en el momento en que trató de resistirse. No habría sido necesaria su hospitali­zación. Según las menciona­das fuentes, en los últimos tiempos “todos los chorros roban las grabaciones de las cámaras de seguridad”, dejando a la Policía sin un elemento clave para escla­recer el hecho, por lo que en la mayoría de los casos “es difícil esclarecer muchos de los robos”, señalaron. La causa fue caratulada como “supuesto robo calificado”.

Las actuaciones sumaria­les están a cargo de la Comi­saría Quinta por cuestiones de jurisdicción