Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/150609

El crudo camino a las presidenciales

Ayer la jornada fue acia­ga para el gobierno: el dólar subió casi 10 pesos, las acciones cayeron de manera significativa, mientras que no se vislumbran acciones polí­ticas ni administrativas de fuste para sobrellevar la situación.

La escalada del dólar y el desplome de acciones de empresas argentinas en el mercado inter­nacional fue el efecto que dejaron las Paso un día después del triunfo de Alberto Fernández, al que el Gobierno no pudo menguar con acciones ni definiciones.

Incluso, ayer el Mercado sentó una postura clara, a través de un primer sondeo de opinión relacionado a las presidenciales de octubre.

Entre el 70% y el 80% de los inversores estima que Alberto Fernández será electo presidente en octubre, de acuerdo a un informe difundido por la empresa Ba­lanz, que advirtió una fuerte suba del dólar y caída en los precios de los bonos.

“Golpe de KO para Macri en las Paso”, declaró la compañía, para la cual “la inquietud ahora no es quién será presidente, sino que escenario imaginan los inverso­res para Fernández”.

“Incluso, el mejor escenario es difícil para que Mauricio Macri dé vuelta el resultado”, añadió.

Considerando este panorama, Balanz espera “al menos el 20%” de caída en los bonos, y no con­validaría “un precio mayor a 55 dólares”.

Además, indicó que el “escenario base continúa siendo el mismo, con bonos medios y largos entre 40 y 50 dólares”.

Balanz decidió no convalidar precios por encima de 60 dólares, “hasta entender la estrategia del Ban­co Central desde ahora hasta las elecciones” del 27 de octubre próximo. Para el tipo de cambio, mantuvo la estimación de 70 pesos “para el escenario de Fernán­dez, cercano a lo que parece ser el consenso entre los inversores”.

De acuerdo con el reporte distribuido a la prensa, la clave en este caso es la intervención del Banco Cen­tral, “dado que las reservas serán muy importantes para los primeros años de Alberto, donde la Argentina necesitaría al menos 30 mil millones de dólares”.

En este marco, prácticamente descartó que Macri pueda ser reelecto, al considerar que si Juntos por el Cambio pudiera sumar el 100% de los votos de Lavag­na, el 100% del aumento en participación y el 100% de los votos de los partidos de derecha, el Presidente apenas alcanzaría a Fernández en octubre, que obtu­vo casi el 48% de los sufragios en las Paso.

Ayer la jornada fue aciaga para el gobierno: el dólar subió casi 10 pesos, las acciones cayeron de manera significativa, mientras que no se vislumbran accio­nes políticas ni administrativas de fuste para sobrellevar la situación, que desde lo discursivo, parte del gobierno entiende como de solo una contingencia.

Los casi 80 días que separan a las presidenciales serán de largo transitar para la administración de Mauricio Macri, que buscará (de acuerdo a lo dicho en la con­ferencia de prensa) convencer al electorado de que el camino es el propuesto, mas allá de las prolongadas coyunturas de crisis y efectos con pérdida del poder adquisitivo de los salarios, sumado al aumento de las desocupación y la pobreza, alertado por el Indec y la Universidad Católica.

Incluso el mensaje político del presidente Macri fue el blanco de críticas de un amplio sector que lo acom­paño hasta el domingo a la noche.

La falta de acción en este sentido fue entendida como parte de la estrategia que llevó a la derrota, de­jando de lado a funcionarios y referentes de trayecto­ria en este esquema, para que su labor redunde en be­neficio del espacio. La gobernabilidad, los mercados y torcer la impronta electoral son los objetivos para un Gobierno que se caracterizó por esperar y dejar pasar, antes que decidir sobre la marcha.