Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/151515
EL EX SOLDADO DE GOYA RECUPERÓ PARTE DE SU HISTORIA

En un emotivo encuentro, Dacio Agretti rescató el guante que usó en Malvinas

El abuelo de 89 años que atesoró y conservó la prenda durante 37 años, lo recibió en su casa de Buenos Aires. Un relato en primera persona.

Movilizado por los re­cuerdos y con las ganas fervientes de reencontrarse con su historia, que lo mar­có a fuego allá por el año 1982 cuando fue uno de los soldados que batalló en la guerra de Malvinas, Dacio Agretti viajó a Buenos Aires y se estrechó en un fuerte abrazo con el abuelo que atesoró durante 37 años uno de los guantes que ha­bía usado en Malvinas. Jun­to a éste había una carta di­rigida a su familia en la que decía que había regresado vivo de la guerra.

Ese día marcó un antes y un después en la vida de Dacio, ya que Carlos An­drada, de 89 años, junto a su esposa Elida; sus hijos, Marcela, Gustavo, y su nie­ta Florencia, lo recibieron en su casa de Villa Ballester en Buenos Aires.

En un momento cargado de emoción, el ex comba­tiente que vive en Goya, Da­cio Agretti, señaló a NORTE de Corrientes que “el en­cuentro fue muy emotivo. El abuelo tenía guardado el guante en un sobre de plás­tico, muy bien conservado. Durante todo este tiempo guardaron como una reli­quia ese guante que arrojé desde un camión el 20 de junio de 1982, seis días des­pués de que finalizara la guerra en Malvinas. A ellos les estaré infinitamente agradecido, son una fami­lia fantástica”, precisó en diálogo con este matutino, destacando el gesto altruis­ta de esta familia porteña que supo guardar la prenda como una reliquia, aun sin saber quién era su dueño.

“Vos sabés que a mí los olores son los que más me llevan a la época, cuando ocurrieron los hechos”, re­lató Dacio al momento de recibir el guante y la nota. Al mismo tiempo, la abuela Elida (esposa de Carlos) le dijo: “Mirá, revisá, la noti­ta está guardada en el dedo gordo del guante, tal como vos lo pusiste, viejo”, le dijo mientras el ex combatien­te emocionado rescataba el escrito del interior del guante que usó durante la guerra en Malvinas. “Mirá, tal cual está la carta”, ex­clamó Dacio. “Siempre lo hemos cuidado, porque teníamos la intención de entregarlo a su dueño, pero no sabíamos dónde encon­trarlo”, detalló Elida. Ese momento fue captado por un video al que tuvo acce­so este diario, reflejando el conmovedor encuentro. En ese momento Dacio recibió su reliquia en medio de ri­sas y lágrimas cargadas, y sólo atinó a tomar entre sus manos el guante y es­trecharlo junto a su rostro, sellándolo con un beso de victoria.