Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/151540
EL NUEVO DT DEL LOBO

Un Diego emocionado hasta las lágrimas tuvo su primer día en Gimnasia

Se presentó ante más de 20.000 per­sonas en el bosque platense. Ahora deberá trabajar mucho para salvar­lo del descenso.

Diego Armando Marado­na protagonizó ayer una tar­de a pura emoción en su pri­mer día como entrenador de Gimnasia y Esgrima La Plata con una fiesta completa en el Bosque platense.

Más de veinte mil perso­nas le dieron una cálida y emocionante bienvenida al Diez en su retorno al fútbol argentino como director técnico del Lobo.

En su primer mensaje, fiel a su estilo, envió un mensaje motivacional para el plan­tel y los hinchas, y hasta se plegó a los cánticos contra el clásico rival, Estudiantes de La Plata.

“Quiero ser respetuoso... como no lo son ellos”, ex­presó el capitán y ex DT del seleccionado argentino an­tes de la explosión del cán­tico “el que no salta es un inglés”, que alude al presi­dente del club pincharrata, Juan Sebastián Verón.

El 10 pisó el césped del es­tadio Juan Carmelo Zerillo, el “templo sagrado del bos­que”, tal como lo llaman los triperos, a las 13.53, pero la jornada maradoniana había comenzado más temprano en los alrededores de 60 y 118.

Los socios, muchos an­tiguos y otros de los 1.600 nuevos que se hicieron des­de el arribo de Maradona, empezaron a ingresar a la cancha a las 11, ya que por la gran expectativa se abrieron las puertas una hora antes de lo previsto.

Socios de todo el país via­jaron a La Plata para ser par­tícipes de la bienvenida, en­tre ellos, los miembros de la filial “La 22 del fin del mun­do”, radicada en la ciudad de Ushuaia, Tierra del Fuego.

Los accesos al bosque lucían guirnaldas azules y blancas, intercaladas con pasacalles con distintos sa­ludos: “Diego, el bosque te da la bienvenida”, “Diego, el bosque es tu casa, el ba­rrio de Favaloro y la cuna de Cristina. Bienvenido compañero”.

Dentro del campo de juego el club dispuso tres grandes inflables para darle más color a la fiesta: las fauces de un lobo, por dónde apareció Maradona; el rostro del Diez y otro lobo con la camiseta de Gimna­sia.

“Yo no soy ningún mago, a mí me gusta trabajar”, fue otra de las resonantes fra­ses que hicieron estallar al público en medio de la es­truendosa pirotecnia.

“Pelusa” arengó a la hin­chada y reclamó el apoyo de todos para revertir la complicada posición en la tabla de los promedios del descenso.

“Nos vamos a jugar la vida, pero acá no se juega con ametralladoras ni re­vólveres, acá se tira el centro atrás para que la empuje el compañero y festejemos to­dos”, arengó mientras efec­tivos de seguridad privada retiraban a algunos hinchas que invadieron el campo de juego para venerarlo.

Desde que pisó el campo de juego recibió el apoyo del público, incluso el auxiliar que manejó el carrito desde la boca del túnel hasta la mitad de la cancha, donde lo esperaba el plantel, apro­vechó el momento para pe­dirle un autógrafo.

Ya en el círculo central se abrazó con el defensor, capitán y símbolo de Gim­nasia, Lucas Licht, quien lo acompañó durante todo el discurso mientras el resto de sus compañeros los ro­deaban formando una gran ronda.

Nadie se quiso perder el primer día de Maradona en su nueva aventura fut­bolística y entre los rostros más conocidos se destacó la presencia del actual me­diocampista de River Plate, Ignacio “Nacho” Fernández, uno de los mejores proyec­tos de la cantera tripera.

También lo acompañó su última pareja, Rocío Oliva, quien presenció la fiesta desde uno de los palcos.

El astro estuvo acompa­ñado por sus ayudantes de campo, Sebastián “Gallego” Méndez y Adrián González, más Gastón Romero como entrenador de arqueros y Hernán Castex, quien se desempeñará como prepa­rador físico. También estu­vo Mariano Messera, quien había tomado el cargo inte­rinamente tras la salida del “Indio” Ortiz.

Durante varios tramos de lo que duró la presentación -que dio paso al primer en­trenamiento del plantel- Maradona se mostró visi­blemente emocionado y al borde de las lágrimas.

“Acá estoy en mi casa”, expresó, y a pesar de sus di­ficultades para caminar lue­go recorrió toda la cancha acompañado del plantel, para dar un mensaje de uni­dad y fortaleza anímica en el primer día en Gimnasia y Esgrima La Plata.

Ahora llegará el momento de la verdad, de que el Diez tenga su oportunidad como entrenador en el fútbol ar­gentino, 24 años después de aquellas experiencias fallidas en Deportivo Man­diyú de Corrientes y Racing, y tras haber navegado por diferentes ligas de menor rango