Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/151591
Interna peronista

Intendentes imponen su liderazgo en el principal partido opositor

El cierre de listas de candidatos a concejales en 19 Municipios correntinos confirmó un triunfo contundente de los intendentes peronistas sobre los grupos más tradicionales ya que lograron imponer sus criterios de selección de postulantes, con el aval de la intervención del PJ.

Los jefes comunales, se impusieron a los operadores políticos internos que, sin legitimidad en representación territorial, pretendían quedarse con la conformación de las grillas.

El cierre de listas para las elecciones del 27 de octubre dejó vencedores y vencidos en la interna del Partido Justicialista. Los operadores actuaron sin el apoyo de las bases y confirmaron que eligieron la peor estrategia cuando quisieron desconocer el liderazgo de los jefes comunales del peronismo.

Los intendentes de las 19 Comunas del PJ, entre ellos Martín Tincho Ascúa (Paso de los Libres), José Tata Sanánez (Santa Lucía), Mariano Garay (Santo Tomé) y Raúl Hadad (San Roque), lograron que las listas cierren con candidatos a concejales que tienen legitimidad por un fuerte apoyo de los vecinos (electores) en sus territorios. Los jefes comunales son los que saben, mejor que los operadores, hacia dónde se inclina el voto mayoritario de la gente y, por ello, determinaron quienes serán los postulantes para sus respectivos Concejos Deliberantes.

El interventor del PJ, Julio Sotelo, aceptó de entrada esos criterios y se posicionó a favor del liderazgo de los jefes comunales cuando observó el alto nivel de imagen positiva que tienen en sus ciudades. En las Primarias del 11 de agosto pasado, hicieron que la fórmula presidencial del Frente de Todos se impusiera contra el macrismo con más del 60 por ciento de los votos en el interior de Corrientes.

Básicamente, entre los vencidos, se encuentra el diputado libreño Alberto Yardín, quien pretendió copar la lista de concejales del Frente de Todos en Paso de los Libres, queriendo desconocer el liderazgo del propio Tincho Ascúa. Yardín tuvo un fuerte rechazo del PJ libreño a sus pretensiones de imponer candidatos a concejales y se vio obligado, nada más y nada menos, que a irse del Partido.

Así es que ahora a Yardín lo consideran un “traidor” al justicialismo correntino porque no quiso apoyar la estrategia del intendente Ascúa. Pero no solo por ello: también, porque eligió presentar su lista por afuera del PJ, con el partido Es Posible, y mostrarse como un opositor a un intendente peronista.

Yardín cometió tres errores estratégicos en sus pretensiones de quedarse con bancas del Concejo en Paso de los Libres: primero, se fue del PJ y conformó otra alianza con un partido que, a su vez, carece de legitimidad interna porque sus autoridades provinciales se expresaron a favor de Ascúa, con el Frente de Todos, y rechazaron que Es Posible integre un espacio opositor al intendente. En segundo lugar, quedó marginado de las bases peronistas por desconocer el liderazgo territorial de Ascúa, quien cuenta con un nivel de imagen positiva del 70 por ciento en su distrito.

En tercer lugar, Yardín quedó públicamente representado como un opositor al peronismo y, por lo tanto, pegado a la estrategia de la alianza radical macrista ECO-Juntos por el Cambio. Todo ello, además de una cuestión clave: la alianza opositora de Yardín no llevará candidato a Presidente en su boleta del 27 de octubre, es decir, no tendrá a la fórmula ganadora de Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

La misma estrategia errante del diputado Yardín fue promovida en Santo Tomé por el senador Víctor Giraud, quien pretendió desconocer la representación territorial del intendente Garay. Desde la Capital, el diputado Martín Barrionuevo intentó apoyar esas erradas operaciones de Yardín y Giraud y también quedó entre los perdedores en la interna del PJ.

Luego de una fuerte pulseada interna de los intendentes, el interventor del Partido Justicialista rechazó las pretensiones de esos operadores y consolidó la estrategia de los jefes comunales en miras a la unidad y reorganización del justicialismo, de cara al 27 de octubre.