Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/151594

El policía federal baleado en Santa Fe reemplazaba a un colega acusado de proteger a narcos

Mario Ezequiel Valdés (51), el jefe de la delegación Santa Fe de la Policía Federal que hoy fue herido a balazos en un presunto ataque mafioso, asumió el cargo en mayo último en reemplazo de Marcelo Lepwalts, quien había sido detenido y procesado por falsedad ideológica, sustracción de elementos probatorios, encubrimiento y tenencia simple de estupefacientes.

El procedimiento en el que fue detenido el ex jefe policial supuso el descabezamiento de la cúpula de la delegación y su reemplazo por el comisario Valdés.

auto baleado.jpg

Una de las hipótesis de la investigación del ataque de hoy contra Valdés apunta a un posible "ajuste de cuentas" por el desplazamiento de la anterior conducción policial.

El 9 mayo pasado la delegación santafesina de la PFA fue allanada por la Justicia Federal y, además de la detención del jefe Lepwalts y cinco subordinados, se secuestraron 88 "bochitas" de cocaína sin cadena de custodia en un baño del inmueble, recordaron fuentes judiciales.

El comisario Lepwalts quedó envuelto entonces en dos causas judiciales por presunto encubrimiento de un narco también detenido, llamado Guillermo Kernc, y en otro expediente en el que fueron procesados tres subordinados de la delegación.

Según recordaron fuentes del caso, el ex jefe Lepwalts y a los suboficiales Cristian Bogetti, Michael Arbildo y Carlos Navarro fue procesado por falsedad ideológica, sustracción de elementos de prueba, encubrimiento, incumplimiento de los deberes de funcionario público, falso testimonio y tenencia simple de estupefacientes.

La investigación determinó que Kernc fue detenido con drogas el 4 de abril por la Policía Federal, pero en el acta del procedimiento se habría hecho constar menos cantidad de cocaína secuestrada y un solo teléfono celular, cuando llevaba dos.

De las escuchas de la causa se desprende que Kernc pagó para recuperar el teléfono móvil, en el que llevaba anotaciones vinculadas al comercio ilegal de drogas.

"Quiero ver si puedo recuperar el teléfono chiquito (…) pero me van a cobrar una plata", dijo el presunto narco en un diálogo telefónico.

A la vez, el fiscal Walter Rodríguez acusó a Lepwalts y sus subordinados por un supuesto acuerdo con Kernc consistente en pagos periódicos a los policías federales para poder continuar con su negocio.

En la otra causa, los suboficiales de la delegación santafesina de la PFA Bogetti, Lucas Bustos y Darío Duarte fueron procesados por el presunto encubrimiento de dos vendedores barriales de droga, "La Pulga" Casco y "Chancha" Cardozo, con quienes fueron filmados charlando en los sitios donde vendían drogas, puntualizaron los informantes.