Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/152397
SUPERÓ 2 A 0 A PATRONATO

Con un implacable Santos Borré, River liquidó fácil su pleito

El delantero colombiano anotó los dos goles del triunfo millonario que se colocó tercero en la tabla. Los entrerrianos están en descenso.

COR071019-020F01.JPG

River Plate se impuso ayer por la tarde 2-0 ante Patronato, de Paraná, con dos goles del delantero colombiano Rafael Santos Borré, en un encuentro disputado en el estadio Monumental y válido por la novena jornada de la Superliga Argentina de Fútbol (SAF).

Los tantos del jugador colombiano fueron anotados a los 13’ y 15’ de la segunda etapa.

A raíz de la victoria el conjunto millonario quedó ubicado en el tercer lugar de la tabla con 17 unidades.

Durante la primera etapa River dominó el partido, manejó la pelota, pero no encontró espacios para quebrar a Patronato que, bien plantado, cerró las proyecciones de Milton Casco y especialmente de Gonzalo Montiel.

Con paciencia, el equipo conducido por Marcelo Gallardo, fue en busca de gol, pero no lo logró a lo largo de la primera parte.

A los 9’, no pudo definir el colombiano Borré dentro del área, ya que el defensor Matías Escudero lo anticipó y en el rebote el arquero Matías Ibáñez se lo tapó a Matías Suárez. Dos minutos después, Ibáñez le contuvo un tiro libre al mediocampista uruguayo Nicolás De La Cruz.

Patronato jugó muy concentrado y atento a cualquier equívoco de River. Así su chance más directa fue con un disparo del lateral izquierdo ex River (y Boca) Bruno Urribarri.

River encontró en el segundo tiempo el último pase y la jugada filtrada que le permitió abrir el marcador a los 13’, tras un pase de Exequiel Palacios a Matías Suárez, que desbordó y sacó un centro para el gol del colombiano Santos Borré.

Dos minutos más tarde hubo otro tanto con el sello característico de este equipo: tras varios toques sucesivos entre Ignacio Fernández, Matías Suárez y Nicolás De la Cruz, este habilitó a Borré para el segundo con una definición precisa.

Con la ventaja, River pudo jugar más suelto y su mediocampo se hizo imparable