Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/152407
SU ESPECTÁCULO DURÓ DOS HORAS

Con escasa interacción con el público, Coti Sorokin se presentó en Corrientes

Sus canciones hablaron por él. En esta oportunidad no fue íntimo, no interactuó con el público. Salió al final y dijo un par de palabras.

COR071019-025F03.JPG

Con 15 minutos de retraso, el espectáculo debía iniciarse a la medianoche, Coti y los Brillantes coparon el escenario de la Costanera Juan Pablo II. Fue un espectáculo muy particular. Cientos de familias correntinas se sumaron para escuchar no solo al reconocido artista nacional sino también al grupo G-Latina que tuvo la función de presentarse como telonero del show central.

“Regreso a Corrientes con muchas ganas, en el marco de una gira que comenzamos hace un año”, dijo el cantautor. Con clásicos de todos sus discos, y versiones de esos temas, Coti se presentará en el complejo ubicado en Costanera Sur y Lamadrid. “Me da mucho placer volver a una ciudad donde tengo mucha gente querida”, había dicho Coti Sorokin días antes de su presentación en la tierra del taragüí, pero en la noche en que subió al escenario, paradójicamente solo se limitó a cantar. Algo que sorprendió y mucho al público que está acostumbrado a seguirlo porque es un artista que le gusta intimar con el público. Esta vez no lo hizo. Todo lo que transmitió lo hizo a través de sus canciones excepto cuando estaba a punto de finalizar el show que dio a entender que no podía dejar de cantar Color Esperanza porque era el tema que todos estaban esperando. “Es mío”, aclaró debido a las repercusiones que se dieron en los últimos meses con Diego Torres, quien popularizó esta composición. Hasta Corrientes llegó esta discusión y el autor del tema lo presentó minutos antes de finalizar su show.

Coti Sorokin, el compositor que esta semana alcanzó un millón ochocientos seguidores en Spotify, pasó de esta manera por el escenario ubicado a la vera del Paraná. Lo hizo con sus Brillantes y fue acompañado por un gran número de público, entre ellos, muchas familias por ende, diferentes generaciones que disfrutaron de la magia de la música. Ofreció un recorrido por sus clásicos -como Color esperanza-, y no dejó de presentar temas nuevos.

“Nada fue un error”, “Color esperanza”, así como “El Embrujo”, tema de Los Palmeras grabado con Coti, fueron parte del show que dio el músico rosarino.

El único problema del que no pudo escapar la organización, una vez más, fue el problema con el sonido. Lamentablemente, los presentes volvieron a quejarse porque tanto el espectáculo de Coti como el de G-Latina no sonó como les hubiera gustado. En diversos momentos del show el sonido fue el protagonista, el mal sonido y esto no solo incomodó a los que abonaron sus entradas para disfrutar de un buen show sino también a los artistas que, si hay algo que les molesta, es no poder sonar como quieren. Un pequeño detalle que no se puede dejar pasar.