Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/153244
POR EL CASO UCRANIA

La oposición abrió el proceso de juicio político a Donald Trump

Necesitarán contar con mayoría simple para lograr el impeachment.

Casa Blanca.jpg

La Cámara de Represen­tantes de Estados Unidos, en un clima polarizado y tenso, aprobó el pasado jue­ves las reglas para iniciar un proceso de juicio político contra el presidente Do­nald Trump, por el presun­to incumplimiento de sus responsabilidades consti­tucionales y presionar a un gobierno extranjero para que investigue a un posible rival electoral.

“Lo que está en juego en todo esto no es nada menos que nuestra democracia”, destacó la presidenta de la cámara baja, la demócrata Nancy Pelosi, en sus argu­mentos finales antes de la votación, que terminó 232 a 196.

Todo el oficialismo re­publicano y dos congresis­tas demócratas que el año próximo deberán renovar banca en distritos conser­vadores votaron en contra y acusaron al liderazgo opo­sitor en la cámara de fal­sear denuncias para frenar una posible reelección de Trump en 2020.

Pelosi prometió que, al fi­nal del proceso, la eventual aprobación de un juicio po­lítico solo se hará basado en la verdad. “No sé por qué los republicanos le tienen mie­do a la verdad”, aseguró la máxima líder opositora en el Congreso, según la CNN. Desde la minoría oficialis­ta, el líder de la bancada republicana, Kevin McCar­thy, acusó a la oposición de impulsar el juicio político contra Trump “porque es­tán asustados y no pueden derrotarlo en las urnas”.

Mientras Trump avanza hacia unas primarias repu­blicanas sin rivales de peso y con un apoyo popular im­portante para las eleccio­nes de noviembre de 2020, los demócratas no lograron construir liderazgos fuertes que convenzan a una mayo­ría del partido y sus bases en estos últimos cuatro años.

Con este escenario elec­toral favorable, el oficia­lismo republicano eligió reaccionar sin fracturas y denunciar -como lo hace el propio Trump- una perse­cución ideológica sin base constitucional. Todo indica que, en caso que la Cámara de Representantes aprue­be un juicio político en los próximos meses, esta disci­plina partidaria se replicará en el Senado, donde los re­publicanos tienen mayoría y pueden rechazar una desti­tución de Trump.

Lo que se aprobó el vier­nes en la cámara baja no fue una cuestión de fondo so­bre las acusaciones contra Trump, sino las reglas que se utilizarán para el proceso que comienza ahora formal­mente. Trump reaccionó de inmediato en Twitter y ase­guró que esta es “la mayor caza de brujas en la historia estadounidense”, mientras que la vocera de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, dijo que es “un intento des­caradamente partidista de destruir al presidente”.

Pese a esta reacción, ana­listas estadounidenses ade­lantaron que las reglas apro­badas podrían beneficiar a la mayor difusión a la que aspira el presidente, quien, frente a su base electoral, tiene un gran manejo del discurso mediático.