Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/153396
PRODUJO Y DISTRIBUYÓ PORNOGRAFÍA

El pediatra pedófilo Russo cumplirá su condena en una cárcel de violadores

El miércoles la justicia lo sentenció a la pena de 10 años e inhabilitación perpetua. Lo alojarán en un penal federal ubicado en la Patagonia.

COR081119-014F01.JPG

“Russo es uno de los 40 objetivos” que se investi­gan en el país por la dis­tribución de pornografía infantil. Así lo manifestó la fiscal del caso, Daniela Du­puy, tras conocerse el fallo que condenó al pediatra y ex jefe de Inmunología del Hospital Garrahan. “Se hizo justicia. Estamos muy sa­tisfechos con la pena que el juez ha entendido que me­rece Russo. Las pruebas que presentó la Fiscalía son muy contundentes. Además, el juez entendió el agravante de que en las fotos eran to­dos menores de edad y bien como lo dijo el señor juez, había hasta bebés siendo abusados sexualmente”, co­mentó la representante del Ministerio Público. Desde la detención hasta la senten­cia se tardó sólo 5 meses y 9 días.

El miércoles, pasadas las 15.30, el juez en lo Penal, Contravencional y de Fal­tas Nº 6, Gonzalo Rúa, dio a conocer el veredicto. Rus­so llegó minutos antes a la sala del juzgado acompaña­do por su abogado, Ricardo Izquierdo, y estuvo en todo momento con custodia po­licial y se mostró sereno mientras escuchaba la sen­tencia, según consignaron las agencias NA y Télam.

El magistrado dispuso que el ahora condenado cumpla su pena en una cár­cel de la Patagonia, donde están alojados sólo hombres que cometieron delitos con­tra la integridad sexual. Se trata del Penal Federal Nº 5, ubicado en la localidad de Senillosa, a 33 kilómetros de distancia de la capital de Neuquén. Hasta antes de la sentencia, Russo tenía el be­neficio de la prisión domiciliaria, la cual fue revocada por el juez Rúa al dictar la sentencia condena­toria.

El magistrado indicó que durante el debate se pudo determinar que el material secuestrado de las compu­tadoras “eran de alto con­tenido de abuso sexual y explotación de menores”. Consideró además que “las imágenes eran grotescas, aberrantes, de mucha vio­lencia” y que “demuestran que en las fotos las niñas eran muy menores a 13 años”.

La pena fue dictada en consonancia con el pedido de la fiscal Dupuy, que había solicitado en su alegato la pena de 10 años de prisión e inhabilitación profesional perpetua. Susana Ciruzzi, la abogada que representa al Hospital Garrahan, había pedido 13 años de prisión y también la inhabilitación de por vida. “Durante el juicio oral se produjo una innu­merable cantidad de prue­bas en cinco audiencias”, comentó el juez durante la lectura del fallo. s