Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/112365
COLUMNA DEL EDITOR

Que sea un buen año el que inicia

La esperanza no es buena. Al menos las proyec­ciones para este 2017 en materia económica, una encuesta hecha desde la Capital Federal en varias ciudades del país, arrojó que el 53% de la población estima que los aumentos salariales que se otorgarán a lo largo de este año quedarán atrás de la inflación. El sondeo incluyó por partes iguales a tra­bajadores privados y estatales. 

De hecho las paritarias empezarán a febrero próximo para el sector docente y los gobernadores ya en la primera quincena de este mes se reunirán para unificar posturas con respecto al techo salarial que desean y que lo controle la Nación. El gobernador de Corrientes, Ricar­do Colombi, no está en ese gru­po de mandatarios provinciales ya que el correntino es un aliado del presidente Mauricio Macri; en Corrientes además, los aumentos los da el Gobierno sin consultar a los sindicatos. No hay leyes pari­tarias y el Ejecutivo es el que hace la oferta, que por lo general tras unos rezongos, el arco sindical termina aceptando.

Con la asunción del nuevo mi­nistro de Hacienda, Nicolás Dujo­vne, en la jornada de hoy se espe­ra que tras el acto el funcionario informe las primeras medidas que tomará. Los indicadores del año pasado no son los mejores.

“La demanda de diciembre se concentró en la segun­da quincena, especialmente en la semana de Navidad”, resaltó la Confederación Argentina de la Mediana Em­presa (Came), la cual sostuvo que “en la última sema­na, la mayoría de los comercios lanzaron promociones muy generosas que permitieron continuar con un con­sumo activo hasta el sábado 31”.

Destacó que en las calles se podían encontrar promo­ciones de 2 por 1 en indumentaria, calzado, textil blan­co, marroquinería, bijouterie y descuentos de hasta 40-50% en el resto de los rubros.

“La exención de Ganancias en el aguinaldo, el bono compensatorio a jubilados, el plus salarial asignado por el sector privado, el Ahora 18 y el Ahora 12 fueron todas medidas que ayudaron a reactivar la demanda sobre el final de 2016”, subrayó.

Estimó que “las familias también guardaron un res­to económico para las vacaciones de verano y, aún así, esas disposiciones permitieron darle liquidez y movi­miento al comercio en la fecha más esperada del año”.

El análisis puntualizó que “en general, el 2016 estuvo marcado por una demanda muy débil y un consumidor con muchas restricciones para gastar por la pérdida de poder adquisitivo que generó la in­flación y la destrucción de empleo en sectores como el público y la construcción principalmente”. A su vez, en aquellos segmentos en mejor situación de ingresos, hubo mucho desvío hacia mercados como Chile, Paraguay, Brasil o Mia­mi, que ofrecían mejores precios, consideró el informe.

Empresas de diferentes sectores de la industria evaluaron que el 2016 resultó un año complejo, por una baja en la actividad de diversos segmentos, no obstante lo cual sa­lieron airosas del mismo, y señalaron que aguardan un 2017 en que las medidas adoptadas por el Gobierno em­pujen a una mejora en todas las variables económicas. En ese mismo estado de expectativas se encuentran los trabajadores públicos y privados sobre el compor­tamiento de sus salarios que tuvieron un 2016 para el olvido, el poder adquisitivo cayó a subsuelos tras años de no ocurrir dicho fenómeno. Pero en realidad se trató de un proceso iniciado en la administración anterior, con un gasto público por los cielos sin la generación de trabajo genuino, por fuera de los organismos estatales y creando dependencia de planes sociales a los sectores más golpeados del sistema.

Inicia un nuevo año. Que sea uno bueno.s