Conflicto entre vendedores ambulantes y el gobierno porteÑo

Desalojo de manteros en Once: protesta con disturbios, heridos y detenidos

Tras los incidentes, se decidió un cuarto intermedio hasta hoy. Cuántos millones de pesos movió el negocio de la venta ilegal, según la Came.

Al menos dos manteros detenidos, dos heridos leves de la Policía local y un periodista lesionado fue el saldo que arrojó ayer al mediodía el operativo policial en las proximidades de la estación Miserere, en el barrio porteño de Once, para dispersar una protesta de vendedores callejeros en reacción a un desalojo, aseguraron hoy fuentes policiales de la ciudad. “Hay dos detenidos y tres lesionados”, aseguró a Télam el comisionado Roberto Ahmed, a cargo del operativo policial, tras añadir que no van a volver a avanzar y esperarán “que se despeje la avenida Rivadavia”, que seguía parcialmente cortada en las primeras horas de la tarde, cuando los manteros despejaron algunos carriles y la Policía insistió en que dejaran absolutamente libre esa vía. Entre los lesionados, hay dos efectivos policiales y un fotógrafo de Crónica que fue alcanzado por una bomba de estruendo. Fuentes del Ministerio de Seguridad porteño precisaron a Télam: “No hay locales ni vehículos dañados”, a pesar de los dos contenedores que fueron incendiados por los manifestantes en el marco de la resistencia que opusieron ante el avance de la Policía. Los manifestantes fueron dispersados con gases lacrimógenos y un camión hidrante tras iniciar una protesta en rechazo a la oferta del Gobierno porteño, que siguió al férreo operativo de efectivos policiales que ayer a la madrugada impidió la instalación en el lugar de los vendedores. La protesta de los manteros se centró en el reclamo de poder conservar su fuente de trabajo de venta callejera e impedir el desalojo del lugar. “Queremos trabajar y que nos den alguna alternativa de trabajo”, pedía un centenar de vendedores callejeros tras el desalojo, ordenado por la Fiscalía de la Ciudad. “Les pedimos dar soluciones a los seis mil manteros desplazados en Once y en Flores”, se quejó Omar Guaraz, de la organización Vendedores Libres, quien negó que detrás de ellos hubiera mafias. “Que vayan a las villas, nosotros somos gente laburante”, agregaron otros vendedores ambulantes. El corte en las avenidas Pueyrredón y Rivadavia se inició cerca de las 9, cuando dos vendedores se reunieron con funcionarios de la Agencia Gubernamental de Control para acordar algún tipo de propuesta y entablar el diálogo, pero no llegaron a ningún acuerdo. Fue entonces cuando cortaron las dos avenidas, donde se desataron los incidentes. Por su parte, el comisionado Ahmed informó: “Les ofrecimos censarlos, un certificado de Reincidencia, que se adhieran y paguen el monotributo, y en un futuro les podremos dar dos o tres galpones para que trabajen”. “Queremos trabajar, somos trabajadores, tenemos una familia que mantener, y no queremos que nos traten como una mafia organizada”, aseguró uno de los manteros. El operativo fue ordenado por la Fiscalía de la Ciudad, a cargo de Luis Cevasco, que había solicitado al Ministerio de Seguridad y Justicia porteño evitar la instalación de puestos de venta ilegal en la intersección de las avenidas Corrientes y Pueyrredón, en el barrio de Once. s

Últimas noticias de El País