Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/114086
Momo 2017

Bastoneras de escuela de samba: un verdadero duelo

Uno de los lugares más esperados por las comparseras es ir delante de la escuela de samba. Hoy hay algunas que no lo están disfrutando.

Una de las competencias más duras en la edición 2017 de los carnavales correntinos se está presentando entre las bastoneras de las escuelas de samba, tanto de comparsas como de agrupaciones musicales.

COR110217-014F01.JPG

Una competencia que ni ellas terminan de entender, aunque sostienen que entre las participantes esto no se visualiza de esa manera, sino todo lo contrario. Son muy unidas y se ayudan en lo que pueden, incluso muchas de ellas comparten maquilladoras. “

El problema se presenta con el público y los medios de prensa, están muy atentos a todo lo que hacemos y cómo lo hacemos.

Eso marca mucha presión”, explicaron varias de ellas a NORTE de Corrientes . Esto demuestra la importancia que cobró esta figura dentro de los carnavales correntinos que, además, va acompañada por varias mujeres que integran las primeras filas de la escuela de samba de todas las participantes, algo que años anteriores no pasaba, porque este era un lugar prácticamente exclusivo de los hombres, y las chicas sólo se dedicaban a bailar y a lucir sus trajes y bellos cuerpos. “

Hoy no sólo están en la escuela de samba, sino que es increíble como ejecutan los instrumentos”, agregó Guillermo Morales, voz de la banda de música de Ara Berá.

Algunas de ellas, como el caso de Karina Lencina, de Sapucay o Constanza Plano, de Kamandukahia, disfrutan mucho el lugar que les toca, porque sienten todo lo que pueden demostrar con respecto al baile. La misma sensación manifestó Melisa Torres, de Copacabana.

Ahora, hay otras que no pasan un momento muy feliz. Es el caso de Paula Méndez, la bastonera de la escuela de samba de Ara Berá, quien reconoció que las críticas tan duras la están afectando y no la está pasando muy bien. “

carnaval correntino

Además, lo que el público y la prensa no saben es todo el tiempo que dediqué para poder ocupar este lugar. Horas y horas de ensayo, y que hoy me destruyan porque no me salen algunos cortes, no me parece justo”, se justificó la bailarina. Lo cierto es que, tal cual lo manifestó Constanza: “Una bastonera debe tener mucha garra y energía”, dado que se trata de un espacio de mucha exposición y, sobre todo, porque es la apertura de la escuela de samba.s