Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/115696

El comisario que tenía respaldo pleno del Gobierno provincial

En abril de 2014, un mes antes de que el juez federal Sergio Torres activara en Buenos Aires la causa por narcotráfico que terminó con el megaoperativo que abarcó cuatro provincias y que tuvo como epicentro a Itatí, allí en el pueblito a orillas del Paraná se hacía cargo de la comisaría local Diego Osvaldo Ocampo Al­varenga, alias “el Negro”.

COR160317-024F01.JPG

El martes, el comisario cayó en la redada junto con el inten­dente Natividad “Roger” Te­rán, el viceintendente Fabio Adrián Aquino y otras 24 personas implicadas en el presunto tráfico de estupe­facientes.

Durante casi tres años se extendió el mando de Ocampo Alvarenga al fren­te de la comisaría que está ubicada a unas cuadras de la Basílica de Itatí. Durante ese tiempo fue el encargado de la seguridad pública en un lugar donde proliferaba el negocio de la droga, hoy está detenido por su vincu­lación a la actividad que de­bía combatir. Resulta difícil determinarlo, pero quizás por esta razón es que prác­ticamente no hay registros de operativos exitosos de la Policía de Corrientes con­tra el narcotráfico en Itatí. Nunca detectaron siquiera una fumata de porros, jamás secuestraron una bochita, no escuchaban a los chajá, menos sabían de mulas y bultos. La mercadería corría libre desde la frontera hacia territorio adentro.

Para el Gobierno provin­cial, “el Negro” Ocampo Al­varenga era un ejemplo y lo atendían como sabe hacerlo la administración de Ricar­do Colombi. La página de la Provincia consigna que en agosto de 2014, un repre­sentante del Ministerio de Planificación lo visitó en la Comisaría y le llevó elemen­tos esenciales para la insti­tución: camisetas y pelotas de fútbol. Dice la crónica oficial: “El comisario Ocam­po dijo que las indumenta­rias serán para el equipo de la policía de Itatí, último ga­nador del campeonato que se llevó adelante hace pocos días en la que participaron otras instituciones. En este marco agradeció el apoyo permanente del Gobierno de la Provincia para noso­tros, es muy importante contar con estas camisetas”.

Camisetas y pelotas, toda una definición de la gestión. No es la única. En diciembre del año 2014, el comisario Ocampo Alvarenga recibió en la Jefatura, en el marco de una formación protocolar, un diploma por su “Actitud Policial”. La entrega de la distinción estuvo a cargo del entonces ministro de Segu­ridad, hoy senador nacional, Pedro Braillard Poccard. En realidad el hombre de fuer­te de Itatí no fue el único distinguido, otros 300 efec­tivos, entre ellos dos más de Itatí, también recibieron diplomas. Afortunadamente la mayoría no está presa por vinculación con el narcotrá­fico.

COR160317-024F02.JPG

En julio del año pasado, en el marco de la conmoción que provocó el asesinato a quemarropa de Miguel Án­gel Salazar (23), el comisario Ocampo Alvarenga volvió a recibir otro espaldarazo de la Provincia, en este caso del nuevo ministro de Se­guridad, Horacio Ortega. Las especulaciones sobre un asesinato con tintes mafio­sos y la falta de avances en la investigación hicieron que el pueblo apuntara sus crí­ticas al comisario, quien recibió el respaldo no sólo de Ortega sino también del intendente Roger Te­rán, hoy preso por el caso de narcotráfico.

“No hay indicios que nos permitan decir que es un crimen narco”, afirmó entonces el ministro Or­tega. Y completó: “No soy amigo del comisario, pero anda muy bien, es de la zona y conoce bien el lugar”.

El martes pasado, cuando el tsunami judicial pasó por Itatí para llevarse puesto al intendente, al vice y al co­misario, el ministro Ortega posó circunspecto para la foto junto con su par na­cional, Patricia Bullrich. ¿Le habrá dicho que “el Negro” es un buen elemento, que anda bien y conoce la zona?

Dicen que cuando allana­ron la comisaría encontra­ron en el escritorio del co­misario unos panes de ma­rihuana y otro tanto en su casa. Del diploma sobre “Ac­titud Policial” nadie habló.s