Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/115828
La infancia al aire libre

El juego de la bolita, una tradición que resiste a los años y la modernidad

En los barrios de calles de tierra los chicos aún se reúnen compiten en habilidad y puntería. Una herencia que hace frente a las tecnologías.

Bolita, canica para los centroamericanos, aquí “balita”. Los nombres identifican a las pequeñas esferas de vidrio que han sabido atravesar generaciones y mantener su vigencia. Se la puede llamar de distintas maneras, pero al nombrarlas todos entienden de qué se trata y hasta los niños comprenden el valor de ganarlas o perderlas. NORTE de Corrientes, salió a recorrer la ciudad para conocer si el juego aún es popular entre los niños. ¿Cuánto salen y dónde se venden? No es tarea sencilla encontrarlas, uno debe caminar y preguntar en varios lugares, en las jugueterías del centro es bastante difícil dar con esos elementos de vidrio o cerámica.

Lo cierto es que los comercios de barrios parecen ser el último reducto donde las canicas aguardar el momento de estar en las manos de los niños y de allí a las calles de tierra, para deslizarse con la puntería que le dé quien ejecute el tiro.

En una amplia consulta a los comercios del centro de la ciudad, este matutino pudo saber que tras la crisis de la empresa “Tinka”, única productora desde hace más de 60 años de este singular elemento, que el año pasado estuvo al borde de la quiebra, el ingreso fue limitado. “No tenemos bolitas desde hace mucho tiempo, no hay en el mercado”, explicaron desde uno de los comercios consultados, desde donde además su vendedor aseguró que durante años se dedicó a la venta masiva de lo que fue el juego más popular entre la década del ‘70, ‘80 y ‘90.

COR190317-013F02.JPG

Si bien lo que predomina entre los niños son los juegos con teléfonos celulares y tablets, desde edades muy tempranas, la sorpresa fue grande al recorrer los comercios de los barrios La Olla, Villa Raquel y Fray José de la Quintana, donde los kioscos aún ofrecen las canicas a los niños que las compran para jugar en grupos.

“En el barrio es por épocas que se juega más, pero para nosotros es común venderlas y sobre todo ver como a la siesta los chicos se juntan en las esquinas a jugar a la bolita”, contó Rosana, una comerciante del barrio La Olla, que asegura que logra conseguir bolitas gracias a los vendedores ambulantes que pasan por el lugar ofreciéndolas a costos muy bajos.

Según contaron los comerciantes consultados lo más común es conseguir las de vidrio. “Las paraguayitas son las que más buscan los chicos y esas se consiguen todavía”, remarcó Marcos, kiosquero del barrio Villa Raquel, y aseguró que no sólo los niños son los que juegan, sino también los padres. “Los abuelos o los padres se suman al juego, les dan trucos a los chicos, esas cosas todavía pasan en esta zona”, comentó. El precio, como lo fue siempre, módico actualmente, cada una cuesta $50 centavos, son más baratas que un caramelo masticable, remarcaron los comerciantes consultados por este medio. En tanto, hay quienes destacaron que aún consiguen las bolsas de red donde 25 bolitas tienen un costo aproximado de $18.

COR190317-013F01.JPG

Tinka

La empresa Tinka es la única en el país que produce las famosas canicas. Fue fundada en 1953, en San Jorge, provincia de Santa Fe. En la actualidad, tras enfrentar una fuerte crisis en el año 2016, fabrica 400.000 unidades diarias, es decir 2 millones por semana. s