Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/118407
Gabriel Romero

"La realización del proyecto demanda mucho tiempo y no podemos licitar"

El presidente del Instituto de Cultura confirmó que las obras del anfiteatro Cocomarola quedarán para el año próximo.

Tal como lo confirmó el presidente del Instituto de Cultura, Gabriel Romero, en las últimas horas, el proyecto de refacción total del Anfiteatro Cocomarola quedó “freezado”, una obra que fuera anunciada hace sólo un mes atrás, pero que al comenzar los trabajos reales se cayó en cuenta de que no se llegaría a tiempo debido a los inconvenientes que se fueron presentando en la confección misma del proyecto a desarrollarse.

“Hay que decir que el proyecto ganador en su momento, es muy interesante y nos entusiasma mucho, pero como todo concurso, es un concurso de ideas y a esa idea había que desarrollarla”, dijo el arquitecto a NORTE de Corrientes. Un trabajo que estaba llevando adelante un estudio de Buenos Aires. El problema real se presentó cuando comenzaron a trabajar en profundidad en la idea, lo que sucedió hace poco más de un mes.

“Hay que entender que el proyecto invierte el terreno, entonces, donde actualmente está la capillita estaría el escenario porque lo que hizo el arquitecto fue enterrar el escenario y levantar esa zona para que la platea tenga visibilidad ”, recordó Romero. La demora en la concreción del proyecto impidió el llamado a licitación porque para este paso debe existir un proyecto desarrollado para poder delimitar el monto necesario para la concreción de la obra y las etapas de la misma.

“Cuando me di cuenta de que esto nos iba a llevar más tiempo del calculado decidimos continuar con otros proyectos y hacer el Taragüí Rock y la Fiesta del Chamamé allí, y el año que viene con más tiempo llevar adelante la obra”, dijo con la certeza de que las elecciones a Gobernador de 2016 no cambiará la realidad ni la continuidad política de la provincia.

Por otro lado, comentó que cuando comenzaron a trabajar en el lugar fueron los mismos vecinos quienes les advirtieron sobre ciertos problemas de inundación del predio, “por lo que pedí formalmente al Municipio, al Icaa y a Catastro datos de mensura para ver cuáles eran las alturas y los niveles que tiene el terreno con respecto al resto de la ciudad”. Trabajo que, según comentó, tienen a medias porque algunos contestaron y otros no.

COR190517-013F01.JPG

Además hay un punto crucial porque cuando concursaron, el proyecto tenía un valor de 40 millones de pesos pero calculado sólo con la idea. Una vez desarrollado el proyecto esto variará considerablemente. “Ante esta situación y para hacer las cosas bien, somos conscientes de que primero tenemos que terminar el proyecto con estudio de suelo y todas estas indicaciones, y recién allí vamos a poder tener un precio y determinar las etapas de la obra para llamar a licitación. Todo esto tiene su tiempo y no llegábamos a fin de año, por lo que no podemos seguir dando vueltas”, aclaró.

Esta situación fue la que los hizo cambiar de idea. “Mi recomendación técnica fue que avancemos con otros proyectos, como el centro de convenciones, y luego de las fiestas que se tienen previstas en este espacio y con el proyecto finalizado, iniciar las obras correspondientes en el Anfiteatro”, dijo sin dejar de reconocer que es un espacio de la ciudad que necesita urgente intervención, sobre todo porque cuando llueve copiosamente la zona actual del escenario se inunda totalmente. “Hay quienes aseguran que por allí pasa un canal, por ende, necesitamos también un estudio al respecto para poder avanzar”, finalizó Romero.s