Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/119838
El drama, después de la bajante del caudal

El regreso de los evacuados: "Hemos perdido todo, pero no la esperanza"

La costa de los ríos Uruguay, Corriente y Santa Lucía sigue muy afectada. Iniciarán relevamiento de pequeños productores en Libres.

La bajante del nivel hídrico en la zona de San Luis del Palmar permitió regresar a gran parte de los evacuados a sus viviendas, luego de que 800 personas permanezcan evacuadas durante 45 días. Al tiempo, Itatí, Caá Catí, San Miguel, Empedrado, Santa Lucía y Perugorría mantienen evacuadas a un total de 1.400 personas, mientras que la zona rural presenta grandes inconvenientes para ingresar por los caminos vecinales, por el pésimo estado vial y la gran cantidad de agua acumulada.

El río santa Lucía y el Corriente no recuperaron el curso normal, sino que siguen afectando las costas pobladas, a su paso. La misma situación se vive en Santo tomé, a orillas del río Uruguay, donde unas pocas familias permanecen albergadas en refugios, ya que la mayoría retornó a sus viviendas. Pero en las localidades ribereñas de Apipé, Alvear, La Cruz, Paso de los Libres y Monte Caseros, el caudal mantiene a más de 1.300 personas evacuadas.

En este sentido, el intendente libreño, Raúl Tarabini, recibió a personal del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, para coordinar acciones y convocar a pequeños productores (ladrilleros, ganaderos y agrícolas, como así también a quienes tienen producción independiente) e incorporarlos a programas nacionales de beneficios.

Por ello, iniciarán un relevamiento en los distintos barrios, a fin de detectar los posibles beneficiarios. En el encuentro establecieron que el 28 de junio realizarán un nuevo encuentro donde presentaran los datos recaudados. Serán parte del recuento los pobladores de todos los parajes que constituyen el departamento de Paso de los Libres y la localidad de General Alvear.

En la próxima fecha, personal del ministerio y del área de Agricultura Familiar de la Provincia de Corrientes presentarán los programas y formularios disponibles para poder confeccionar la base de datos de los beneficiarios. Por todo esto, ahora resta hacer frente al triste saldo en la provincia: caminos intransitables, parajes aislados, mortandad del ganado y animales domésticos y siembras devastadas.

cor190617-011f02.jpg

En medio de la etapa de regreso de los evacuados, el vecino José Luis Mambrín recibió a NORTE de Corrientes en su casa, quien está en plena tarea de desinfección, tras la bajante del agua del Riachuelo. “Estamos regresando a nuestras casas, pero el interior de las viviendas está inutilizado.

Los pisos quedaron totalmente levantados y llenos de barro. La naturaleza nos obligó a salir el pasado 25 de abril. Creo que la mayoría de los vecinos era más optimistas y no creíamos que esto iba a ocurrir ni que iba a llover de esta manera. Pero nos ganó el optimismo y nuestras casas quedaron nuevamente bajo el agua después de casi 20 años desde 1998.

Entonces, tuvimos que salir todos porque la zona quedó negada y se perdieron las casas bajo el agua. Ahora estamos limpiando de a poco cada una de las habitaciones. Tenemos que volver y comenzar de vuelta. Es duro abrir tu casa y encontrar tus cosas, tus sueños, todo bajo el agua, fundido. Duele mucho.

Vecinos y amigos tenemos que volver a empezar de nuevo ahora porque se ensañó con nosotros la madre naturaleza, más allá del abandono que tenemos desde el año 98 hasta hoy de parte de las autoridades locales y provinciales, que nunca se preocuparon. Estamos a la espera, ya que supuestamente desde la Nación quieren hacer una limpieza del Riachuelo y con eso se aliviaría la situación.

Luego, se haría la limpieza desde el Puente Pexoa. La esperanza está y los vecinos no se quieren ir de la zona porque le echamos raíces en este lugar. Muchos vecinos ya volvieron a sus casas, estamos dando lucha y ojalá que esto no pase a mayores. La inundación fue un gran golpe económico y los pronósticos no son alentadores. Hay casas que se derrumbaron por el agua. Otros salieron de sus viviendas con lo puesto. Perdieron todo, pero no se perdió la fe. En todo momento se vio la enorme solidaridad de los sanluiseños y eso es impagable”, narró. s