Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/121118
PADRE DERLIS DENIS SOSA

“La pobreza lleva a nuestra gente a la oscuridad de los narcos”

El vicario de la Basílica de Itatí, padre Derlis Denis Sosa, en diálogo con NORTE de Corrientes en el marco de las fiestas patronales, advirtió sobre la deuda social que hay en la localidad, identificó los sectores de la comunidad que más necesidades tienen y remarcó: “Hay que crear fuentes laborales para que los itateños puedan acceder a un trabajo digno”.

El cura lo sintetizó con un concepto “hay que abrir fábri­cas”, dijo, y completó la idea con una reflexión sencilla y contundente: “Si aquí tuviéramos una fábrica de velas, no iríamos a comprar afuera”.

Esa misión, la de generar fuente genuinas de trabajo, les corresponde al Gobierno provincial y nacional, según apun­tó. “Porque la pobreza lleva a nuestra gente a cosas oscuras”, remarcó.

–Cuando usted dice que no estamos bien, ¿apunta a un déficit de los gobernantes?

–Yo diría que en este momento muchos países no están bien, yo soy paraguayo, y las crisis es internacional. Pero aprovecho la oportunidad, ya que he hablado con otros medios y nunca lo mencioné, ahora me gustaría señalar la situación económica por la que atraviesa Itatí. Sabemos per­fectamente que en este último tiempo pasamos momentos muy difíciles. Y todo el mundo señalaba a Itatí, hablaban, opinaban, pero nadie se preocupó del hecho de que en este pueblo hay mucha gente humilde, pobre, que no tiene traba­jo, que vive en los barrios. Alrededor de la Basílica pareciera que todo es color de rosa, pero saliendo un poquito hacia las afueras de la localidad, en los barrios hay mucha gente humilde, sencilla, que necesita un trabajo, que no tienen un sustento digno. Me gustaría como pastor de la Basílica ver a nuestra gen­te con un trabajo digno. Yo recorrí estos días el pueblo y en algunos lugares veía la pobreza de la gente. Enton­ces no hay que mirar sola­mente lo que están haciendo mal.

–Y para usted, desde el lugar que ocupa, ¿dónde se visua­liza la falla para que Itatí no crezca económicamente?

–No sé si en el Municipio está la falla, porque el Munici­pio también busca la forma de paliar la situación de alguna u otra manera, porque sabemos que no tiene tantos recursos para hacer cosas. Pero acá lo que se necesitaría y lo quiero afirmar, es una fábrica que genere empleo para los itateños. También las autoridades a nivel provincial como nacional que vean esta situación, porque no es solamente combatir la cosa mala que hay en Itatí. Sin embargo para eso hay que poner algo, todos queremos comer, todos queremos vestir­nos bien, todos queremos hacer estudiar a nuestros hijos. Entonces, lo primero que tenemos que poner es la base para combatir ciertas situaciones negativas.

09 FOTO PADRE SOSA.jpg

–Cuando se refiere a la cosa negativa, ¿estamos hablan­do del narcotráfico? Con respecto a eso, ¿es verdad el ru­mor de que la comunidad Itateña vive atemorizada por esto, que la gente cuando llega la tardecita se esconde, no quiere salir a la calle por miedo? ¿Es tan así la situación, la Iglesia percibe eso?

–Así es, me refiero al narcotráfico. Pero no, de ninguna manera, nos quisieron vender como una Colombia, como un México. Aquí ocurrieron cosas, pero la gente sale a la calle sin temor, a la hora que sea. El pueblo hace sus cosas dia­rias normalmente. Pero sí fuimos noticia y lamentablemen­te muy mala noticia. Una mañana amanecimos con varios móviles de la Gendarmería, la Policía motorizada, colecti­vos y eso llamó mucho la atención, y ojalá que de este mal momento que vivimos la Justicia se haga cargo también y se ocupe de hacer lo que tenga que hacer.

–¿Usted confía en la Justicia?

–Sí, totalmente. Tenemos que confiar en la Justicia porque sino, no llegaremos a ningún tipo de solución. Y por esta no­ticia mala la gente no ha dejado de venir a Itatí. En ese mo­mento hubo muchos llamados de gente de otras provincias para saber qué estaba pasando en la localidad, pero nosotros llevamos tranquilidad a todos, y muestra de ello es la masiva concurrencia que tenemos ahora en las fiestas patronales.

–¿La Iglesia nunca se sintió amenazada por los narcos?

-La comunidad religiosa actual, que quede bien claro esto, no recibió ninguna amenaza, ni tampoco en ningún mo­mento nos sentimos apretados por nadie. Lo dije en varias ocasiones, nosotros terminábamos de cenar y salíamos a ca­minar como dos años atrás, y seguimos haciendo lo mismo, nada cambió.

–¿Tiene conocimiento de que la familia de algún político, por ejemplo el ex intendente Terán, está involucrada en el narcotráfico?

–Yo, personalmente, no tengo conocimiento de eso.

–¿Usted cree que este año vendrá menos gente a la Basíli­ca como consecuencia del problema que salió a la luz?

–Al contrario, este año vino más gente que otros años. En las primeras horas del día 9 de Julio (Día litúrgico de Itatí), a la medianoche como siempre, salió la imagen de la Virgen al atrio y había muchísima gente, como nunca antes. Eso es importante. Y hemos comprobado que todo lo que pasó no hizo que merme la cantidad de devotos de María en Itatí. Los hoteles están todos llenos. ¡La Virgen está en Itatí!, no es como en su momento vendieron la noticia, cuando quisie­ron empañar la imagen del pueblo.

–¿Cómo vivieron los jóvenes todo este tema?, ya que tam­bién deben sentirse atraídos por los que comercializan la droga en Itatí. ¿La Iglesia tiene algún tipo de contención para ellos?

–La iglesia tiene varios grupos parroquiales, tenemos el grupo de los misioneros, el grupo de los monaguillos, las chicas del grupo María Goreti y los Scout, o sea la Iglesia no está ajena a brindar apoyo deportivo o cultural a los jóve­nes. Existe un trabajo articulado entre la Iglesia, la Munici­palidad y los colegios del pueblo para contener a los jóvenes con distintas actividades al aire libre. Lo que pasa es que el pueblo creció y acá hay gente muy pobre y se aprovechan de eso. Porque imagínate, se te acercan y dicen: “te doy tanto y hacé esto”. Y bueno, es así y los jóvenes caen, estas personas se aprovechan del estado de vulnerabilidad de ellos y caen por necesidad.

–Entonces, ¿usted considera que la instalación de fábri­cas en Itatí erradicaría el flagelo del narcotráfico?

–Creo que sí, pero lo grave es el tema fronterizo, no digo tanto que se erradicaría, pero por lo menos disminuiría lo más que se pueda. Todos tenemos que formar parte de esto que estamos viviendo, la Iglesia, las fuerzas de seguridad, el Municipio, las escuelas, los políticos. El trabajo es en con­junto para poder combatir al narcotráfico. No sé si hay pro­yectos del Concejo Municipal o de la Comuna o del Gobierno provincial, pero por ejemplo, te imaginás si acá se instala una fábrica de velas. Nosotros compramos velas de otros lugares, cuánto personal podés emplear ahí. Varias familias se bene­ficiarían. Y no darles un asistencialismo, que el que reciba esa ayuda la retribuya con trabajo, porque acá hay muchos planes sociales. Está bien, hay gente que lo necesita, pero que eso nos devuelva con trabajo.

–¿En todo este contexto, ve injerencia política?

–Ellos están haciendo su trabajo y tenemos que esperar porque la cosa lleva su tiempo para esclarecer ciertas situa­ciones. No creo que los políticos, las autoridades, porque es medio mezclada esta cosa, estén ajenos a esta situación; es­tán haciendo lo que tienen que hacer y eso hay que esperar, lleva su tiempo.

–Estamos en un año electoral y elegimos a nuevo gober­nador, ¿qué mensaje le daría a la clase política?

–Lo que más nos interesa es que se ocupen directamente del sector más humilde, porque si ellos se ocupan creo que vamos a disminuir muchas situaciones, no sólo lo de los narcos, sino la pobreza, que es lo que muchas veces lleva a nuestra gente a situaciones no deseables, como involucrarse en cosas oscuras.

–Otro tema, en Itatí también padecen las inundaciones por la crecida del río Paraná. ¿Se creó algún Centro de Ope­raciones de Emergencias (COE) como en San Luis del Pal­mar?

–Sí, se conformó el COE en Itatí, todas las instituciones es­tán trabajando en conjunto para paliar este fenómeno climá­tico, pero en esta última oportunidad fue leve, no estuvimos tan complicados como otros años. Itatí se complica cuando llueve mucho arriba. Allí si se inunda, si llueve mucho acá se inunda, pero rápido se escurre al Paraná. Pero estamos tra­bajando en eso. El intendente Salvador Lugo encabeza esta comisión y en la última reunión que hubo se dejó un poco de lado el tema de las inundaciones para abocarnos al tema de las fiestas patronales de Itatí, porque teníamos que organizar el operativo sanitario, de seguridad y todo lo referente a los festejos. s