Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/122234
Un sensor fabricado en EspaÑa

Diabetes: control sin pinchazos con un sistema revolucionario, pero costoso

Silvia Lapertosa, médica diabetóloga, dijo que en la capital hay unos 250 pacientes con diabetes tipo 1, a los que les servirá el aparato.

En los últimos días un nuevo dispositivo llegó, desde España a la Argentina, para medir los niveles de glucosa sin tener que pincharse. El equipo permite realizar los controles con un sensor que se coloca en el brazo, esperan que dentro de un par de semanas llegue a Corrientes para los pacientes que padecen diabetes tipo 1 (insulino-dependientes) que se llegan a realizar entre 6 y 8 mediciones diarias. NORTE de Corrientes conversó con la médica Silvia Lapertosa, especialista en diabetes, quién comentó que se espera que dentro de dos semanas llegue el dispositivo a las farmacias correntinas.

El costo, tanto del lector como del sensor, es de $1.100, por lo que el paciente que quiera acceder al aparato deberá, con prescripción médica, comprar ambos elementos con un gasto inicial de $2.200. Según mencionó Lapertosa, en la provincia de Corrientes hay unos 250 pacientes con diabetes de tipo 1, que podrían utilizar el sensor con prescripción médica. Además, aseguró que en principio estaría a la venta, pero que más adelante se podría adquirir a través de las obras sociales.

COR120817-010F01.JPG

“Es un gran avance para las personas que padecen esta enfermedad, porque se estima que en el país el 10% de la población mayor de 18 años la padece, y se calcula que hay unos 300 mil diabéticos en todo el país”, resaltó la médica. Y agregó: “El sensor fue creado para aquellos pacientes que se deben hacer entre 6 y 8 mediciones por día, que en su mayoría son los pacientes diabéticos de tipo 1”.

El aparato

El nuevo dispositivo, llamado FreeStyle Libre, de Abbott, está compuesto por un sensor pequeño, del tamaño de una moneda de 2 pesos, que se coloca en el brazo y que mide la glucosa en el líquido intersticial mediante un filamento que se coloca debajo de la piel y que se mantiene en el lugar unido a un pequeño parche adhesivo. Ese parche tiene una vida útil de 14 días, durante los que el paciente puede mojarse, hacer deportes y cualquier actividad normal, sin riesgo de que se salga. Por otro lado está el lector (un dispositivo electrónico, similar a un celular chico), que al acercarlo al sensor lee el nivel de glucosa en menos de un segundo. s