Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/122277
COLUMNA DEL EDITOR

El rumbo según el voto

La elección definitiva se hará el 22 de octubre, pero hoy comienza la limpieza. He aquí la importancia del voto en las Paso.

En una bien disimulada sintonía fina, los habitantes de la Casa Rosada y las principales voces del sector industrial y empresarial vienen abonando -en respetuosa alternancia mediática- la idea de avanzar en un paquete de reformas de fondo, que incluyen el esquema tributario y el régimen laboral, entre otros asuntos. De hecho en la semana que acaba de terminar, metido de lleno en la campaña, el presidente Mauricio Macri dijo que “hay que reducir más los impuestos, porque la gente y las pymes (pequeñas y medianas empresas) sienten una presión insoportable”. No es la primera vez que lo dice, pero la insistencia causa asombro, especialmente porque se trata del Jefe de Estado, es él quien tiene a su alcance los resortes para ir cambiando el cuadro de situación. Respecto a este punto (y varios más), Macri se comporta como un comentarista de la cotidianeidad, cuando en realidad es el encargado de mejorarla.

Otros gobernantes tienen idéntico comportamiento. Actúan como comentaristas de algo que a ellos les compete. Tal situación es comprensible y hasta tolerable proviniendo del empresariado, que no tiene potestad para cambiar las cosas, por eso se entiende que su gestión se agote en el reclamo. Así las cosas, entre comentaristas y reclamantes, se ha instalado el mensaje de la necesidad de una reforma tributaria, laboral, incluso previsional, esta última parcialmente desmentida, pero en curso. De tanto machacar con esta idea, se ha encarnado en la opinión pública el deseo de avanzar contra los impuestos y el régimen de empleo. No hay encuestas al respecto, pero si las hubiera seguramente daría un rotundo respaldo a esas iniciativas. Muy posiblemente la gente, sin profundizar en el análisis, convalide reformas que constituyen antes que una solución un inmenso sacrificio. Tocar las leyes laborales o previsionales puede resultar muy riesgoso. El problema para el Gobierno es que con la opinión de la gente no le alcanza, necesita de voluntades en el Congreso de la Nación, donde se deben tramitar y aprobar todos estos proyectos. Dicho de otro modo, Macri necesita votos. Los votos de la gente para renovar, primero, el entramado legislativo que hoy no puede controlar y luego sí, con el Parlamento a su disposición, acometer con el trabajo grueso. El debate reclama legisladores preparados y comprometidos, no levantamanos. Y en todas las listas hay más de estos últimos y menos de los primeros. Esto explica la importancia del acto electoral que se llevará a cabo hoy. Las Primarias constituyen un cedazo para depurar la grilla de candidatos a legisladores nacionales. La elección definitiva se hará el 22 de octubre, pero hoy comienza la limpieza. He aquí la importancia del voto en las Paso. La Casa Rosada no lo disimula, necesita de legisladores afines para moldear un nuevo esquema tributario, para la flexibilización laboral y quizás para una modificación del sistema previsional. El analista José Calero (Noticias Argentinas) dice que los mercados y el empresariado están convencidos de que las reformas de fondo en la economía volverán a sufrir demoras y quedarán finalmente para después de los comicios del 22 de octubre. Hacen ese pronóstico porque entienden que tras las Paso la clase política quedará como siempre entrampada en la pelea electoral para la elección decisiva que delineará la relación de fuerzas en el Congreso desde el 10 de diciembre. “Al mundo de los negocios le gustaría que el escenario fuese otro, porque considera que cuanto más rápido se avance en las reformas pendientes, más alta será la chance de consolidar el proceso de salida de la recesión”. Ésta es una mirada, compartida por el Gobierno. Hay otras, distintas, que reclaman gestión. La votación de hoy, aunque indirectamente, refiere a estas opciones.s