Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/122994
Luto en la comunidad correntina

Pesar por la muerte del doctor Jorge Badaracco, impulsor del Cardiológico

El prestigioso médico falleció a los 73 años por una dolencia crónica. Los restos serán inhumados en su Goya natal.

Profunda congoja generó en la comunidad el fallecimiento del doctor Jorge Reynaldo “Conejo” Badaracco, uno de los principales impulsores del Instituto de Cardiología de Corrientes. El deceso se produjo ayer, a causa de una dolencia crónica, a los 73 años. Sus restos serán inhumados hoy en el cementerio de la ciudad de Goya, de donde era oriundo. Las muestras de afecto y las sentidas despedidas se replicaron en las redes sociales. Una de ellas fue la del ex gobernador Raúl Romero Feris, en cuya gestión se construyó parte del edificio y se adquirió el primer resonador para la institución cardiológica, que era el más grande de la región. “Cuando muere un amigo duele mucho, pero cuando es un amigo del alma, duele mucho más. El ‘Conejo’ Badaracco era mi amigo, quien supo junto a los doctores Joaquín García y Tono González, interpretar la gran necesidad de dotar a Corrientes de un Instituto de Cardiología”, señaló en su cuenta de Facebook. “Nosotros pudimos haber puesto los ladrillos, el equipamiento, los fondos y la manera de lograrlos, pero ellos pusieron la inteligencia y el corazón, el alma de nuestro querido ICC. En este día tan triste, y debido a mi particular circunstancia, no podré estar al lado suyo para despedirlo, quiero transmitirles a todos la gran persona que hemos perdido. Una mente brillante, y un corazón generoso. Hasta siempre, Conejo”, escribió Romero Feris. Por su parte, el actual director del Cardiológico, Julio Vallejos, destacó la pasión y la visión que caracterizaron al médico. “Fue uno de los creadores de la institución, un apasionado de la medicina, un gran visionario”, dijo a NORTE de Corrientes. “Fue el artífice de esta quijotada. Fue uno de los mentores y motores del Instituto y una pieza clave en la organización, dándole un sentido filosófico a la institución”, agregó.

Calidez humana y sensibilidad

En una entrevista realizada en 2011, a propósito del 25º aniversario del Cardiológico, Badaracco había señalado a NORTE que el Instituto “es sinónimo de avance tecnológico, calidad asistencial, desarrollo científico, eficiencia y seguridad. Pero lo más importante, es sinónimo de calidez humana y sensibilidad”. “El Instituto de Cardiología de Corrientes no imitó a nadie en la Argentina, sino a la fundación Zerbini de San Pablo (Brasil), el centro más grande de Latinoamérica”, recordó el profesional, quien también fue el creador de la primera unidad coronaria del NEA y de las residencias de cardiología. En 1986 se decidió a encarar el proyecto de lo que hoy es el ICC y el 1 de diciembre de 1987 se inauguró la primera etapa. “Esa fue la parte central del Instituto que, por entonces, contaba con 7.000 mil metros cuadrados. Cuando asumió al gobierno provincial Raúl Rolando Romero Feris se terminó la segunda etapa en diciembre de 1997, lo que significaron 3.500 metros de construcción, por calle Bolívar”, había recordado Badaracco. “Conejo” egresó de la Facultad de Medicina de Rosario en el año 1972. Hizo una residencia en Cardiología, estuvo un tiempo en el Hospital de Niños Gutiérrez de Buenos Aires haciendo Cardiología Infantil y, pasó luego a San Pablo (Brasil) donde completó su residencia en el Instituto de Corazón, finalizando la primera etapa de su formación.s