Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/123262

El acento en el gradualismo

El informe conjunto de la Asap yCcippec explica que “mientras el tamaño de la economía argentina creció nominalmente 37,8% entre 2015 y 2016, el sistema público lo hizo en 44,1%”.

En un contexto de gradualismo económico, el Gobierno intenta dar señales a la población de mejoras en uno de los puntos de mayor complejidad en la administración: el gasto público y la relación con el pago de los planes sociales y la política de asistencia que no se modificó de manera sustancial desde la salida del kirchnerismo.

Incluso la cuestión fue superada: el gasto público subió 44,1% en el 2016 respecto del 2015 -por encima de la inflación-, al pasar de 1,63 billones de pesos en 2015 a 2,35 billones en el 2016, pero el Gobierno asegura que esa tendencia comenzó a frenarse este año. Según el informe elaborado entre el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec) y la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (Asap) el gasto público creció más en el primer año del actual gobierno que en el último de la administración kirchnerista, en buena medida por la inflación. Entre 2015 y 2014 -sobre el final del gobierno anterior, el gasto también había subido fuerte, un 32,2%. Representó un incremento de 397.773 millones, apenas por debajo de la variación anual promedio de la serie 2005-2015, que fue del 32,9%, un nivel muy alto como consecuencia también de la inflación y la escalada de subsidios. El estudio señala que entre 2015 y 2016 el PBI argentino (a precios de mercado) pasó de 5,84 billones a 8,05 billones de pesos. Representa un crecimiento del 37,8% en términos nominales, aunque registra una descenso de 2,2% en términos reales, teniendo en cuenta la inflación. Agrega que las diferencias de crecimiento entre PBI y gasto (37,8% versus 44,1%) derivó en un crecimiento del tamaño relativo del último, al pasar de 28% al 29,2% del 2015 al 2016 con relación al PBI, y se constituyó en un registro máximo histórico absoluto. La Administración Pública Nacional (APN) en el mismo período fue el componente que registró el crecimiento más acelerado, cuyos gastos crecieron 49,9%, al subir de 1,28 billones a 1,92 billones de pesos. Así, aumentó su participación en la estructura del Sistema Público Nacional No Financiero (de 78,2% a 81,4%), según el reporte. El resto de los componentes de ese Sistema, salvo Entes Públicos, tuvo crecimientos menores al promedio y resignaron, en consecuencia, participación relativa entre 2015 y 2016. El informe conjunto de la Asap y Cippec explica que “mientras el tamaño de la economía argentina creció nominalmente 37,8% entre 2015 y 2016, el Sistema Público lo hizo en 44,1%”. Así, incrementó con ello su participación respecto al PBI hasta llegar al máximo histórico de 29,2%. La situación tomará otro cariz luego de las elecciones de octubre. Es más, hasta esa fecha la administración Macri intentará moldear una situación que empieza a favorecer, pero no en la medida de lo esperado. El Gobierno apunta al gran objetivo presidencial, la reelección de Macri, y los indicadores económicos en (lenta) recuperación serán objeto de análisis y mejoras, en la que el gasto público tiene una injerencia vital en la salud de la administración.El gradualismo será el eje de la administración, en un contexto de creciente temperatura política.s