Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/123413
Ayer partió hacia su morada final

Poesía, música y mucho dolor en la despedida al artista Toto Semhan

A las 10 de la mañana el cortejo fúnebre se dirigió a Santa Ana.

Desde las 14 del miércoles pasado que se habilitó el hall del Teatro Vera para que los amigos y familiares pudieran despedir al querido Toto Semhan, fueron innumerables las figuras que pasaron por el histórico coliseo correntino y, tal cual estaba previsto, a las 22 se hizo el responso correspondiente y los músicos luego le regalaron un par de canciones. Uno de los más emocionados a la hora de interpretar sus versos fue su sobrino y continuador de esta gran pasión de poeta, Juan Pablo Barberán. También se sumaron Mirian Asuad y otros tantos que no pudieron dejar de entregar su arte para despedir al hombre que tanto orgullo hizo sentir a los correntinos en los escenarios donde se presentó. Toto Semhan falleció en la mañana del miércoles, después de varios días de internación y una operación de riñón de por medio, y ayer a las 10 sus restos fueron trasladados a un cementerio privado ubicado en la zona de Santa Ana. Antes de que esto ocurriera, una oración fue la encargada de decirle hasta pronto. Cada uno de los que pasó a despedir al poeta, compositor, letrista y cantante, no pudo dejar de contar una anécdota vivida en un escenario, en un encuentro casual, en un espectáculo de los tantos a los que asistió aunque no estuviera invitado como artista. Él, sin lugar a dudas, fue uno de los custodios de la música chamamecera y lo hizo hasta los últimos momentos en que tuvo aliento. “Lo que duele en este caso es el hecho de la desaparición física de manera temprana e imprevista porque, a decir verdad, nadie se esperaba este desenlace. Para las nuevas generaciones, Toto era un verdadero referente porque jamás tuvo problema alguno en compartir su sabiduría. Era un hombre tranquilo, de mucho diálogo y con ganas de decir. Así es como lo vamos a recordar”, se escuchó decir en los pasillo del Teatro Vera. Se fue a los 70 años. Dejó muchos proyectos por concretar. Ahora, sólo quedará mirar al cielo y figurárselo en una estrella del firmamento donde seguramente, podrá seguir recitando pero ahora ya, al mundo entero. Para que la comitiva pudiera circular sin mayores inconvenientes se realizó un operativo especial de tránsito para dejar libre el paso del cortejo fúnebre que partió del frente del Teatro Vera, por calle San Juan hacia la Av. 3 de Abril, donde se dirigió hacia la Rotonda Virgen de Itatí para tomar Ruta Nacional Nº 12 y concluir en el Cementerio Parque del Recuerdo en Santa Ana.s