Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/123420

El federalismo en problemas

El país está en los prolegómenos de una nueva instancia de debate, sin embargo no hay señales de que los actores estén atentos a discutir sobre doctrina, más bien les interesan las monedas.

Algunos piensan que el ser consiste en los modos y no tanto en los hechos. Por ello, el ejercicio de esa condición -conforme a esa peculiar forma de ver las cosas- radica no tanto en los actos y sus resultados sino en las formas que dan contexto a esa acción. Así por ejemplo: el ser federalista quedaría entonces patentado en la generación de un debate horizontal, en la posibilidad de escuchar todas las opiniones y discutirlo, por más que luego, en los hechos, la medida a aplicarse reniegue del consenso de un interés común. Los libros de doctrina política instruyen que el federalismo es un sistema en el cual las funciones del gobierno están repartidas entre un grupo de Estados asociados, en primer grado, que delegan competencias en un Estado federal central. La Constitución Nacional (desde la primera que se firmó hasta la que actualmente se encuentra en vigencia) dice que la Argentina es un país organizado bajo el sistema republicano y federal; los hechos de los gobiernos no lo demuestran mucho.

El problema viene desde el fondo de la historia y hay, en ese sentido, un debate que se repite cíclicamente, pero que se agota cada vez más rápidamente por el imperio de las exigencias y conveniencias financieras que subordinan cualquier voluntad de respeto doctrinario. Justamente, en este momento el país está en los prolegómenos de una nueva instancia de debate, sin embargo no hay señales de que los actores estén atentos a discutir sobre doctrina, más bien les interesan las monedas. La reflexión viene a cuento porque el miércoles último, los gobernadores de 21 provincias -entre ellas Corrientes- se reunieron para analizar el reclamo judicial formulado por María Eugenia Vidal con el objetivo de conseguir la eliminación de un tope al Fondo del Conurbano bonaerense que hoy es de 650 millones de pesos mensuales, y además lograr la restitución de los recursos que le fueron retenidos por vía de este mecanismo. Si la demanda avanza -está planteada en la Corte Suprema de Justicia-, la provincia de Buenos Aires podría obtener una actualización del orden de los 53 mil millones de pesos solamente para este año. Esa cifra es un presupuesto y medio de la provincia de Corrientes. Los gobernadores, de todas las extracciones partidarias, peronistas, provinciales y los tres radicales (entre ellos el correntino Horacio Ricardo Colombi) se expresaron con preocupación sobre la movida impulsada por Vidal (que es delfín político del presidente Mauricio Macri) y advirtieron que si la Nación cede a la pretensión de la mandataria bonaerense, el resto de las provincias sufrirían “un grave perjuicio”. En esa línea le pidieron “respetuosamente” a la Corte Suprema que “no tome resolución” hasta que sean escuchadas todas las jurisdicciones y se abra un debate en el Congreso de la Nación. Los gobernadores, que se manifiestan abiertos al diálogo, señalan que por tratarse de un tema que afecta la relación Nación-Provincias debe ser discutido en el ámbito del Parlamento nacional. Llamativamente, en el documento de cuatro párrafos que se elaboró como conclusión del encuentro no hay una sola línea dirigida al Poder Ejecutivo Nacional. No le dicen, por ejemplo, que se oponen a la reformulación de la distribución del Fondo del Conurbano, tal como quiere Vidal, tampoco le ofrecen otra alternativa ni sugieren camino a seguir. Hasta donde se pudo averiguar, el gobernador radical de Corrientes no arriesgó opinión tajante al respecto. La voz cantante la llevan los peronistas. Según un ministro del gabinete correntino, el encuentro fue el reflejo de la vocación federalista del gobierno de Macri, recordó que antes -en la era K- eso no sucedía. He aquí un ejemplo del miopismo sobre el ser. Algunos suponen que el poder reunirse, debatir y opinar es suficiente muestra de una condición federal, por más que los hechos luego terminen en una medida del más rancio corte unitario. s