Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/123589
La nueva gestión podría realizar modificaciones

Un año de fotorradares: 10 puntos de control y análisis del contrato

El 19 de septiembre comenzó a regir el sistema y envío de fotomultas. La comuna prepara un informe sobre baja de la siniestralidad.

COR120917-007F01.JPG

A casi un año de estar en vigencia el sistema de control inteligente de infracciones de tránsito por medio de radares, la Comuna prepara un informe con las cifras sobre el descenso tanto de accidentes de tránsitos en las avenidas controladas, como así también de la merma de multas constatadas por mes. En junio sumó dos nuevas zonas de las cuales aún no se conocen infracciones por mes. El Corredor General Belgrano, que se extiende desde la rotonda de la Virgen de Itatí hasta el puente interprovincial, la avenida Maipú en dos partes, la avenida Libertad y la costanera, son las zonas donde funciona el sistema. La puesta en vigencia de los nuevos tótem de control de velocidad instalados este año, sumaron un total de 10 puntos bajo vigilancia. Desde la Comuna aseguran que las cifras de siniestralidad bajaron de forma considerable y remarcan que en pocos días más darán a conocer un informe que da cuenta de ello. Los equipos que se encuentran bajo estricto control, son revisados cada seis meses y la empresa concesionaria del mismo Anca SRL, realiza mantenimientos frecuentes. Control de velocidad, sobre paso de sendas peatonales y paso de semáforo en rojo son las infracciones que se controlan en los distintos puntos de la capital correntina. Si bien el programa de etapas incluía la instalación de aparatos abarcando por ejemplo la zona de Cazadores Correntinos y también la avenida Teniente Ibáñez, poco se pudo saber del avance de las obras y lo cierto es que todo hace indicar que, al menos por ahora, no habrá más colocación de aparatos. Fue el intendente electo, Eduardo Tassano, quien en declaraciones a la prensa local, hace poco más de dos meses dejó entrever que entre las medidas que tomará tras la asunción estará la de rever el contrato entre la Comuna y la empresa que instaló los aparatos. En el mismo sentido, remarcó que no hubo llamado a licitación. Según pudo saber este diario, una de las cláusulas del convenio indica que el contrato debe regir por un mínimo de dos años, tiempo en el que se podrán hacer cambios. Una de las cuestiones, es que el contrato vigente indica que de cada multa cobrada el 60 por ciento es para la empresa y el 40 por el Municipio, monto que podría modificarse, tras la asunción de la nueva gestión. s