Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/123648
DIMES Y DIRETES

Otro duro comunicado del Colegio de Abogados por dichos sobre un candidato

Desde el gobierno provincial tildaron de "abogado defensor de narcos" al diputado Raúl Alfonzo. El Colegio de Aboagdos salió al cruce de Enriqeu Vaz Torres y Ricardo Colombi, que atacaron al también candidato autonomista. El Comunicado de Prensa dice:

alfonzo.jpg

El Colegio Público de Abogados de la Primera Circunscripción Judicial de Corrientes, expresa su profunda preocupación por el cariz de las declaraciones que desde los diferentes sectores involucrados en el proceso eleccionario provincial se vienen manifestando y haciéndose públicas través de los medios de prensa. En el caso puntual, afectando a uno de nuestros matriculados, el Dr. Raúl Omar Darío Alfonzo en su función como abogado, por lo que manifestamos nuestra expresa solidaridad con el citado profesional.
Toda manifestación que conlleve una injusta difamación hacia el ejercicio profesional de la abogacía en general y a quienes particularmente ejercen con honestidad y responsabilidad la representación y defensa de derechos de terceros que le son confiados merecen el reproche firme de este Colegio.
Una vez más nos vemos en la obligación de reprobar este tipo de manifestaciones, tal como lo venimos haciendo en reiteradas ocasiones, cuando desde algún sector, se pretende de una u otra forma desacreditar la profesión del abogado y se constituye ese hecho en un atentado que conlleva limitaciones y difamaciones al ejercicio de la abogacía.
Como bien lo venimos sosteniendo cada vez que suceden estos embates, y en consonancia con la posición adoptada por la Federación Argentina de Colegios de Abogados en declaraciones formuladas ante situaciones similares en que la abogacía es agredida y desacreditada, debemos reiterar que expresiones de esta magnitud y trascendencia, provengan de donde provengan, denotan un inmerecido ataque a los derechos de todo ciudadano que acude en su defensa ante la Justicia y al ejercicio profesional de quienes actuamos en la búsqueda del reconocimiento y plena operatividad de esos mismos derechos.
Los derechos a la libertad, a la defensa, a la propiedad, a la vida misma y todo otro derecho individual o colectivo consagrado en nuestra Constitución Nacional y legislación en general, cuando son violentados o conculcados, desconocidos o negados, restringidos o limitados, solo pueden ser defendidos y restaurados merced a la labor profesional del abogado y a la presencia y actuación de una justicia expeditiva e independiente.
De modo alguno, la actividad del abogado puede ser despreciada y atribuida como el origen de los males. No debe atacarse a la abogacía por el solo hecho de ser el Abogado la persona llamada por otro en su auxilio, para que defienda y ampare sus derechos esenciales, garantizándole con su intervención profesional el acceso a un proceso justo y con plena vigencia de las garantías constitucionales. Si bien el accionar diario del abogado puede perturbar intereses sectoriales, ello de ninguna manera justifica denostar la noble tarea del abogado en la defensa de la plena y efectiva vigencia de la ley.
El ejercicio de la profesión en el ámbito tribunalicio o judicial convierte al Abogado, en un operador de la justicia, propendiendo a contribuir con un más eficaz y efectivo funcionamiento y prestación del servicio de justicia no solo para que el justiciable obtenga un pronunciamiento en tiempo y forma, de manera segura, con garantía de independencia e imparcialidad, sino también de esta manera garantizar una tutela judicial efectiva.
“Los abogados deberán seguir cumpliendo con su ministerio pese a que se los intenta constituir en el chivo expiatorio de una ciudadanía necesitada, a la que se deben y a la cual, por intermedio de un ejercicio libre e independiente de la profesión, le garantizan el derecho a la tutela judicial efectiva.” (De la declaración emitida por la FEDERACIÓN ARGENTINA DE COLEGIOS DE ABOGADOS (FACA), en fecha 15/06/2017.
En consecuencia, reiteramos y revalidamos a la Abogacía y a la función del Abogado como herramienta eficaz y necesaria para el afianzamiento y consolidación del estado de derecho y el pleno ejercicio de las libertades y derechos ciudadanos.
Para finalizar, llamamos pues a la reflexión e instamos a deponer todo tipo de agresiones y descalificaciones como las que motivan este pronunciamiento, invitando a trabajar en la construcción de una sociedad armónica, en la que impere la justicia, la solidaridad, la equidad, la libertad y la dignidad, con plena vigencia de valores tales como la tolerancia y el respeto mutuo, personal y colectivo hacia las instituciones democráticas y republicanas de gobierno, como fundamento para la superación de toda crisis y para que podamos lograr el anhelado orden y paz social.

Colegio Público de Abogados de la Primera Circunscripción Judicial de Corrientes, 12 de septiembre de 2017.-