Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/124299

Los millones de la ruta al Iberá

La obra, que está en sus prolegómenos, presenta aristas que reclaman una atenta mirada no solamente de los estamentos públicos, también de la sociedad civil.

Sumergido en una catarata de anuncios de obras y programas que la Casa Rosada viene desplegando en la provincia de Corrientes, en llamativa coincidencia con la campaña electoral que está en curso para definir la gobernación del distrito, quedó en un segundo plano el comienzo de los trabajos de pavimentación de la Ruta Provincial Nº 40, la de acceso al Iberá, proyecto largamente anhelado por los operadores turísticos de la zona, especialmente de la localidad de Carlos Pellegrini que es el portal principal a los esteros. Sea por la agitación proselitista, que obliga a disparar una batería de mensajes efectistas, o bien por la incómoda vinculación que tienen algunos funcionarios con una operación que remite a Lázaro Báez y el más espurio modelo de corrupción, pero el hecho es que la reanudación de la obra apenas fue promocionada y rápidamente quedó sepultada con nuevos anuncios. Es una pena, el proyecto lo vale. Hay que apuntalarlo y cuidarlo con celo, sobre todo por los antecedentes frescos que existen del fenomenal robo que se consumó a través de la obra pública amparándose en el Estado.

Así las cosas, la buena noticia es que la tarea de pavimentación de la Ruta 40 al Iberá está en marcha. Se hizo la licitación, se adjudicó a una empresa que concursó y ahora comienza la faena. Sin embargo, esto no debe obturar el afán de justicia y verdad que es indispensable para asignar las responsabilidades por aquella estafa perpetrada; la investigación judicial debe llegar al hueso. Es indispensable. Sólo de esta manera se podrá asegurar un futuro diferente, sin resquicio para la corrupción. La obra, que está en sus prolegómenos, presenta algunas aristas que reclaman de una atenta mirada no solamente de los estamentos públicos, también de la sociedad civil y en ese marco debe ubicarse la prensa. No se puede tropezar con la misma piedra. Llamó la atención, por ejemplo, que además de ponerle sordina al acto de inicio de los trabajos no se difundiera el nombre de la contratista. En esta columna, en la edición de ayer, se hizo notar esa falla que afortunadamente quedó subsanada luego de una serie de consultas a las fuentes oficiales: la encargada de hacer el trabajo es la firma Rutas del Litoral SA. Se trata de una compañía reconocida en la actividad de la construcción que ha ejecutado diversos proyectos de distinta envergadura, tanto en la provincia de Corrientes como en otros puntos del país. Es parte del conglomerado de empresas del grupo fundado por Juan Carlos Relats, que trabajó intensamente durante la administración kirchnerista, lo mismo que hoy con la administración macrista. Otra firma de este mismo grupo, JCR SA fue justamente la que hizo la primera parte de la Ruta Provincial Nº 40. Cumplió fielmente con el contrato en aquella oportunidad; ahora le toca completar la tarea, la segunda parte que le fue adjudicada a una firma de Lázaro Báez, que no hizo nada, pero embolsó una suma millonaria pagada por la Nación a través del Gobierno provincial. Desde el año 2010 y hasta el 2016 la administración radical de Corrientes pagó más de 255 millones de pesos para diversos trabajos en la Ruta 40, entre ellos los de la pavimentación real y la ficticia. El dato está consignado en las Cuentas de Inversión. Ahora, para hacer los 41 kilómetros que dejó pendiente Lázaro Báez (con la vista gorda de la Provincia) el Gobierno central dispuso un presupuesto de 430 millones de pesos, casi el doble de lo que ya se gastó en los últimos seis años. A partir de esta referencia surge un dato curioso, Rutas del Litoral presentó la oferta más baja de las ocho que hubo en la licitación, propuso hacer la obra por 325 millones de pesos. Seguramente ganó por eso, sin embargo el presupuesto oficial continúa fijo en 430 millones de pesos, unos 100 millones más alto. Así, a simple vista los números no encuadran, alguien tendría que poder explicar esto. s