Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/124596
La dramática historia del niño que no recibirá un corazón

El desahucio de Fernando exhibe la precariedad de la infancia en Corrientes

Fue excluido de la lista del Incucai por no reunir las condiciones sociales y médicas. El caso se transformó ayer en un escándalo nacional.

COR051017-005F03.JPG

Fernando Almeida tiene 13 años y no podrá recibir un corazón por la situación de vulnerabilidad en la que vive y por su delicado estado de salud. Los profesionales que analizaron su caso en Buenos Aires consideraron que no tendría chances de recuperarse del trasplante y prácticamente lo dieron por desahuciado, enviándolo de regreso a Corrientes. Tras ser excluido de la lista de trasplante cardíaco del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai), volvió junto con su madre al Hospital Pediátrico “Juan Pablo II” de Corrientes, a la espera de un milagro. Su dramática realidad se transformó ayer en un escándalo nacional tras la publicación de una nota en el diario Ámbito Financiero, de la que se hicieron eco los distintos medios del país. La historia de Fernando, este niño oriundo de la localidad de Gobernador Virasoro, es el reflejo del estado de vulnerabilidad en el que se encuentra él y su familia y cuya situación socioeconómica le juega en contra, y también una muestra más de las condiciones de la infancia en Corrientes. El caso puntual de Fernando Almeida es que sufre una miocardiopatía dilatada por influenza B. Estuvo internado en el Juan Pablo II desde agosto pasado por presentar una insuficiencia cardíaca severa, consecuencia de la enfermedad. Dos semanas después de su ingreso, los médicos decidieron el traslado al Hospital Garrahan, donde se confirmó el diagnóstico. Allí el 22 de septiembre se realizó el Ateneo de Trasplante Cardíaco que determinó que no reúne las condiciones para una intervención de ese tipo. “Teniendo en cuenta el diagnóstico, la condición social y familiar, se concluye que el paciente no reúne criterios para ingresar en la lista de trasplante cardíaco del Incucai”, así de tajante y desesperanzador es el informe del hospital de Buenos Aires. “Los médicos me dijeron que Fernando no estaba en condiciones de soportar el trasplante. Me dijeron que por la droga que tiene que recibir, su riñón y el hígado no van a aguantar. Los médicos me dijeron que no hay nada para hacer, no hay tratamiento. Hay que esperar nomás”, expresó María Elena, su mamá. Fernando tiene seis hermanos y viven junto a su madre en una precaria vivienda de Virasoro. Se sostienen mediante el trabajo del padre, que realiza changas en albañilería. La vivienda tiene una sola habitación y no cuenta con baño instalado con agua potable ni cloaca. Las condiciones de higiene no son aptas para un chico en la situación que se encuentra Fernando. “Se le ofreció a la madre la posibilidad de que se queden en el hospital Juan Pablo, ella entendió la situación y optó por permanecer en Corrientes. El chico tiene muy comprometida la salud y la mujer está desbordada, por lo que se le brinda contención”, contó a este medio Laura Marcoré, del Centro de Acceso a la Justicia, organismo dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, encargada de la atención legal primaria para la resolución de conflictos, que durante la mañana de ayer mantuvo reuniones con los directores del hospital infantil y con la madre de Fernando. El ministro de Salud de la Provincia, Ricardo Cardozo, señaló a NORTE de Corrientes que “el Comité de Ética del Garrahan lo resolvió y es el único lugar donde se hace el trasplante”. Y agregó: “Estamos viendo qué más podemos hacer, brindar asistencia a la familia, pero hemos hecho lo que corresponde desde el punto de vista médico”.

Comunicado oficial del Hospital Garrahan

Tras la difusión del caso, el Hospital Garrahan emitió un comunicado en el que señaló que los trasplantes se definen por estándares internacionales. “La Dirección Médica se ve en la obligación de reafirmar su compromiso con la salud pública y aclarar que la toma de decisiones en cada caso se basa en informes médicos elaborados por especialistas altamente calificados”. Asimismo expresaron que “el Hospital trabaja para que todos los niños accedan a la atención y cuidado de su salud de manera equitativa. Nos apoyamos en las políticas públicas, de salud y sociales para mejorar y/o modificar condiciones que puedan afectar dicho acceso”, señalan. Y explican que la decisión de trasplantes cardíacos en el Hospital Garrahan fue tomada por el grupo de expertos clínicos de Terapia Intensiva, del Servicio de Cardiología y del Servicio de Trasplante Cardíaco, basada en estándares de evaluación internacionales y en la experiencia del Hospital”. Las autoridades del Juan Pablo II se hicieron eco del comunicado oficial del Garrahan señalando que “está perfectamente argumentada bajo criterio médico”, pero la vida de Fernando pende de un hilo. Y aunque no hay alternativas, la esperanza por ese milagro se mantiene.s