Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/124625
El niño que fue desahuciado

Se multiplican los gestos solidarios y la ayuda para Fernando Almeida

El caso conmovió al país y exhibe la vulnerabilidad de la infancia en Corrientes. or ahora permanecerá internado en el Juan Pablo II.

COR051017-005F03.JPG

El hecho que conmovió a todo el país por el deshaucio por parte de un cuerpo médico de Buenos Aires a que el niño correntino Fernando Almeida, de 13 años, sea incorporado a la lista de donantes de corazón del Incucai, para un trasplante de corazón, por su condición de salud y su situación social sigue dando qué hablar. Mientras la familia espera un milagro, el chico sigue sin poder recibir un corazón por la situación de vulnerabilidad en la que vive y por su delicado estado de salud. Fernando se encuentra internado en el Hospital Pediátrico Juan Pablo II y es asistido por el cuerpo médico del nosocomio, mientras distintas organizaciones sociales se solidarizan con su situación y se abocaron a la tarea de gestionar para conseguirle una casa a Fernando y su familia, y ayudar para que pueda mejor su estado de salud que le permita poder afrontar un trasplante a futuro. Entre esas entidades se encuentra el Cucaicor. Susana Chercasky, encargada del área educativa y difusión de la institución, señaló ayer en declaraciones radiales, que si mejoran las condiciones de salud del pequeño, éste podría ser incorporado a la lista para acceder a un trasplante. Mientras tanto, NORTE de Corrientes tomó contacto on la madre del niño, María Elena, quien comentó que aún no sabe por cuanto tiempo estará internado en el Hospital Pediátrico Juan Pablo II y que está recibiendo ayuda y contención por parte del nosocomio. La jefa del Servicio Social del hospital Itatí Fernández comentó que “la madre de Fernando está siendo asistida con psicólogos y está consciente de que la situación de su hijo es irreversible”. A lo que agregó: “Hace unos días la madre solicitó el traslado a Virasoro, pero actualmente desistió y aseguró que continuará en el Hospital Pediátrico”. De este modo, aseguró que al desistir del traslado las autoridades del hospital les ofrecieron a la madre trasladar a todos sus hijos al hospital para que pueda sentirse contenida y acompañada por su familia. “Estamos asistiendo a la madre dentro de todas las posibilidades que tiene el hospital, conteniéndola y dándole asistencia psicológica pero ella está en un estado de mucha conmoción y sentimientos encontrados por lo que no sabemos si en algún momento no solicitará el traslado de su hijo para estar cerca de su familia”, resaltó Itatí González. Y aseguró: “Tienen el acompañamiento del hospital pero las decisiones con respecto a su continuidad aquí las toma la mamá, por lo que la estamos asistiendo”.

La versiÓn del incucai

La directora del Incucai, María del Carmen Baqué, dialogó con un medio radial para referirse al caso de Fernando Almeida (13 años) oriundo de Virasoro, quien padece miocardiopatía dilatada por influenza B y llegó al Hospital Garrahan esperando un trasplante que fue finalmente rechazado. “Nuestro país garantiza la accesibilidad a la lista de espera a todo aquel paciente que médicamente lo necesite, cualquiera sea su situación social”, expresó Baqué y aclaró que “el paciente no reunía condiciones clínicas”. Un reciente caso que atañe al Hospital Garrahan disparó la incertidumbre y preocupación general, luego de que se difundiera un informe en el que se esgrimen las razones para negar el trasplante que necesita para vivir a Fernando Almeida, un adolescente correntino que padece miocardiopatía dilatada por influenza B. Tras ser diagnosticado, el joven correntino fue derivado del hospital Juan Pablo II de la capital correntina al prestigioso centro médico para comenzar un tratamiento que le permitiese recibir un trasplante de corazón. El pequeño estuvo internado casi dos semanas hasta este lunes cuando la cúpula médica resolvió que no reunía los criterios para ingresar en la lista de trasplante cardíaco del Incucai, de acuerdo con el análisis del diagnóstico, evolución y antecedentes familiares. “La situación social no se toma siquiera como información a la hora de inscribirlo en la lista de espera. En este caso no están dadas las condiciones clínicas, pero no tiene nada que ver las razones económicas”, resaltó la directora del Incucai. El chico hasta el momento continúa internado en el Hospital Pediátrico Juan Pablo II. s