Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/124692

Clase media y pobreza

Una familia necesitó en septiembre 13.878 pesos para no ser pobre, según un relevamiento privado.

Una familia tipo necesitó en septiembre un ingreso de $13.878,1- para no caer en la pobreza, conforme a las condiciones socio-económicas fijadas para la Ciudad de Buenos Aires, registrando una suba del 2,5% respecto del mes anterior; a su vez para evitar entrar en el segmento de la indigencia se requirió de unos $6.066, lo que representó un fuerte incremento del 3,8% con relación al mes de agosto. Los datos son frescos, surgen del relevamiento mensual que realiza la consultora Fiel, que mide las dos canasta: la Básica Total, que determina la pobreza, y la Básica Alimentaria, que fija la indigencia. Estas cifras están por debajo de lo que marcó el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), de tal modo que se podría decir que son parámetros más accesibles, sin embargo los salarios en Corrientes no llegan a estos niveles. He aquí una explicación concreta por qué cuatro de cada diez correntinos se encuentra en situación de pobreza.

Hay muchos factores que determinan la pauperización enquistada en gran parte de la población provincial, pero la capacidad salarial es determinante pues hay muchos trabajadores con una remuneración fija mensual que no pueden superar la línea de la pobreza. Por ejemplo, los empleados públicos, los del Estado provincial y también los que cumplen funciones en los municipios. Los policías tienen un sueldo de $13.600, en el mismo rango están docentes y hospitalarios. Son todos pobres. No porque lo diga este diario o algún dirigentes político o candidato, sino porque así lo establecen las mediciones estadísticas. La Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (Fiel) tiene 46 años de trayectoria. Es una institución independiente, apolítica y sin fines de lucro, fundada en 1964 por la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, la Cámara Argentina de Comercio, la Sociedad Rural Argentina y la Unión Industrial Argentina. Según esta entidad en septiembre, una familia tipo de cuatro miembros (papá, mamá y dos hijos) necesitó de $13.878 para llegar a fin de mes y no caer en la pobreza. Debería ser suficiente parámetro para que cada quien coteje en qué condición se encuentra. Esto se encadena al resultado de una encuesta que se realizó en la ciudad de Corrientes con el objetivo de determinar cómo se veía la gente en la escala social, siete de cada diez correntinos considera que no está en la clase media, es decir se encuentra en algún extremo, el más alto o el más bajo. ¿Se perdió la clase media en Corrientes? ¿Es una utopía del Siglo XXI? se pregunta la Fundación Prometeo, responsable de la investigación que abarcó 30 barrios de la Capital, desde el Cambá Cuá hasta el asentamiento ubicado detrás del estadio de Boca Unidos. Unas 300 personas contestaron al cuestionario que incluía una tipificación de la clase media. Allí aparecieron datos que dan oportunidad a una lectura sociológica sobre el marco referencial de la clase media, por ejemplo el 26% de los encuestados considera que la robustez salarial (unos $30.000 mensuales) constituye el punto prioritario. Segundo (para el 15% de los que respondieron) está la vivienda propia. Más atrás se encolumnan otros factores: auto, medicina y escuela privada, vivir dentro de las cuatro avenidas. El dato significativo es que la misma gente establece como parámetro de exclusión para ser de clase media contar con un salario mensual de $30.000. ¿Quienes ganan esa cifra en Corrientes? Claramente no son los empleados públicos, tampoco los empleados de comercio ni los trabajadores de empresas de servicio. ¿Alguien gana $30.000 por mes? Seguramente que sí, pero no son muchos. Entonces es lógico que siete de cada diez se vean fuera de la clase media.s