Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/124910
Familiares reclaman que se investigue la intoxicación

Falleció una joven de quince años a raíz de una sobredosis de estupefacientes

La adolescente estuvo internada 17 días. Dijo que iba a una fiesta de cumpleaños, pero apareció en un hospital descompensada.

Una salida de fin de semana terminó de la peor manera, tras confirmarse la muerte de una chica de 15 años que estuvo internada durante más de 15 días en el Hospital Pediátrico Juan Pablo II de la capital correntina. La sospecha es que consumió una gran cantidad de cocaína, según su familia, inducida por desconocidos. En medio de un llamativo hermetismo, la Policía y el Ministerio Público Fiscal llevan adelante una investigación pero se desconoce la existencia de sospechosos, detenciones y la fiscal del caso, Sonia Meza se niega a brindar información respecto de las averiguaciones. El fallecimiento de Abril Fernández se produjo ayer a las 10.30 en el centro de salud de la avenida Artigas 1435, informaron oficialmente fuentes policiales. Posteriormente, “el cuerpo de la menor fue derivado al Instituto Médico Forense para que se realice una autopsia”, informaron oficialmente desde la Policía. La adolecente había llegado descompensada al área de emergencias del centro de salud el pasado 24 de septiembre hasta donde fue llevada por un conocido de la chica, aún no identificado, que también le avisó a su madre, Lorena Núñez de la internación. La mujer dio a conocer después que la joven estaba inconsciente, y que presentaba daño cerebral “porque consumió mucha cocaína y después le pegaron hasta dejarla casi muerta; ahora está luchando por su vida”. El hecho derivó en una averiguación policial que se tramita en la comisaría 12ª. Tras casi 20 días de ese episodio no hay sospechosos, ni ningún otro tipo de dato sobre el curso de la investigación, hecho que su madre viene reclamando desde hace semanas.

Fiesta de cumpleaños

La secuencia de hechos que se investigan iniciaron el pasado 23 de septiembre, cuando Abril le dijo a su madre que iría a una fiesta de cumpleaños con unas amigas, en el barrio Patono, cerca de su casa. Una de ellas negó haber asistido al festejo con Abril. Según el relato de Núñez, “su hija habría salido el sábado a la noche, después volvió a casa, comió algo y no la vi hasta las 8 del domingo cuando me avisaron que estaba muy grave”. Sostuvo además que un desconocido fue hasta su domicilio le informó de la situación de su hija, después la llevó en la motocicleta hasta el Hospital Escuela, donde minutos antes la menor había ingresado con un principio de infarto. “No recuerdo si me dijo el nombre, pero me acuerdo de la desesperación. Él no me decía nada, le dije cosas pero no me respondía: sólo que llevó a mi hija al hospital y que mi hija le mordió la mano cuando quiso ayudarla”, agregó la progenitora. La mujer indicó a dos hombres (a los que identificó como “Negro Moro” y “Yeye”) como involucrados en el hecho.s