Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/126127
Jorge Pérez Rueda

“La recuperación de la Casa Cabral necesita de una decisión política”

Conformaron una comisión de trabajo para que esta vivienda sea reconocida como patrimonio histórico cultural de la provincia.

COR101117-015F02.JPG

La ciudad de Corrientes tiene un patrimonio arquitectónico muy importante. Es una de las características que la identifica como así también la incapacidad para resguardar estos inmuebles del avance inmobiliario. En el Museo Histórico Provincial conformaron una comisión para salvaguardar de esta realidad a la Casa Cabral -Tucumán al 500-. La comisión está conformada por Aurora Arbello de Mazzaro, Felipe Bonastre, Mercedes Vera, Jorge Pérez Rueda, Miguel Ángel Riera y Fernando González Azcoaga. Juntos lograron que el martes pasado la ministra de Turismo, Inés Presman, declare de Interés el trabajo que vienen realizando en pos de conservarla y convertirla en el Museo de las Letras Correntinas y de Medios, proyecto que ya fue presentado en la Legislatura correntina e incluso lograron movilizar a la ciudadanía a través de una nota -que cuenta con más de 100 firmas- que fue enviada al Ejecutivo Provincial. La nota pide el rescate de esta histórica vivienda de 25 metros de frente y 60 de largo y que representa la historia misma de la provincia. La idea -explicaron- es concentrar en este lugar toda la bibliografía de Corrientes y convertirlo en la Biblioteca Central de la Provincia, adonde también vayan a parar el día de mañana todas las colecciones privadas que se puedan conseguir. “Esta casa tiene un valor histórico muy importante. Es una de las más antiguas en pie de la provincia. Su valor no sólo es arquitectónico -es una casa de fachada italianizante de más de 100 años pero que su verdadero valor reside en su interior dado que data del siglo XVIII-, sino también porque en ella vivieron personajes que hicieron a la historia literaria de Corrientes”, dijo el director del Museo Histórico, Fernando González Azcoaga a NORTE de Corrientes. Entre los habitantes de esta vivienda mencionó a Manuel Cabral (hijo) que también fue cautivo de la guerra de la triple alianza autor, escritor, legislador-; su hijo Jesús Salvador Cabral Arrechea, que muchos de sus ex alumnos lo recordarán; y Salvador Cabral que está vigente porque es un historiador vinculado a Misiones, pero aún vigente. “Y un tercer punto de valor para esa casa que consideramos que es el patrimonial en el sentido mueble, porque conservaba una valiosa biblioteca de la familia Cabral en la cual no sólo hay elementos bibliográficos de mucha importancia sino también manuscritos, cartas de los grandes autores de la literatura argentina. Entonces la casa en sí y en su contenido es muy valiosa para la ciudad”, agregó. Hoy, la situación actual de la casa es que tiene tres herederos quienes comentaron que en el título de propiedad de la vivienda se ratifica que fue construida en el siglo XVIII. La familia puso en venta la propiedad por lo que para recuperarla como Patrimonio Histórico a la Provincia le quedarían dos caminos: adquirirla o expropiarla. “Ese es el gran desafío que tenemos desde la conformación de esta comisión”, explicó Jorge Pérez Rueda. El ex funcionario provincial dijo que Corrientes se caracterizó por perder lugares históricos como por ejemplo el Cabildo, patrimonios que fueron “destruidos por falta de idoneidad, por impericia, por incultura o por funcionarios que no eran correntinos, a los que les daba igual que ese inmueble esté o no. Entonces cuando apareció este tema como fue lo de la Casa Martínez que se recuperó, nos interesamos y comenzamos este trabajo”. Esta vivienda, cabe aclarar, también perteneció a la familia Perugorría o sea a la familia de Genaro Perugorría, “el mártir de todas las luchas que tuvo Corrientes. Algunos están a favor, otros en contra, pero eso no tiene nada que ver porque acá se trata de rescatar a todas las figuras importantes que tuvo Corrientes”, agregó Pérez Rueda. Hace más de 15 años que la Casa Cabral está deshabitada, “pero hoy lo que necesitamos es una decisión política para no perder este invalorable Patrimonio Histórico Cultural de Corrientes que ya fue reconocido por la sociedad y el Gobierno en su momento”, explicaron. Tiempo atrás, en su fachada, había dos placas: una instalada por los amigos de Salvador Cabral y la otra por el subsecretario de Cultura, Norberto Lischinsky. s