Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/127154

Más aumentos, más presión

La incertidumbre para miles de clientes que tomaron créditos en uva surgió cuando se conoció que la cuota de los préstamos hipotecarios aumentará 10% promedio.

El nuevo esquema económico estipulado a través del Banco Central llevó a que las cuotas de los créditos hipotecarios estén por subir alrededor del 10% como consecuencia del ajuste por inflación, pero sólo en el caso de los nuevos préstamos.

La situación fue advertida ayer desde el organismo, ante la inquietud de los beneficiarios que, además de este gasto, también deberán afrontar los demás incrementos establecidos en los últimos días a los consumidores. En declaraciones formuladas a la agencia Noticias Argentinas, el vicepresidente del Banco Central, Lucas Llach, salió a brindar precisiones sobre esta cuestión clave para miles de familias que tomaron préstamos ajustados por UVA. El funcionario indicó que la eventual suba de tasas de interés para los créditos hipotecarios ajustados por inflación afectará sólo a los “nuevos contratos”. “Los cambios de tasas son para los nuevos contratos. Los pagos que firmaste en UVA están fijos en UVA y sólo cambian por la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC)”, respondió Llach. Así, el funcionario negó que la suba vaya a impactar sobre las cuotas que pagan los clientes de bancos públicos y privados que ya tomaron créditos en Unidades de Valores Adquisitivos (UVA) por unos 35.700 millones de pesos. En cuanto a los intereses de los préstamos hipotecarios que ajustan por inflación, datos del BCRA indican que se vienen otorgando a una tasa promedio ponderada por monto de 4,8%, aunque ese porcentaje ahora crecerá. La incertidumbre para miles de clientes que tomaron créditos en UVA surgió cuando se conoció que la cuota de los préstamos hipotecarios aumentará 10% promedio por cada punto que suba la tasa de interés que los bancos le adosan a ese indexador (basado en la inflación). Esa suba que finalmente afectará sólo a quienes inicien la solicitud de deuda a partir de las próximas semanas será producto de que algunas entidades trasladarán el alza de tasas dispuesta recientemente por el BCRA a estos préstamos con plazos de hasta 30 años. El incremento de tasas no sólo encarecerá las cuotas, sino que por elevación incrementará la barrera de acceso a esos préstamos en casi 20%, considerando los ingresos necesarios para calificar para el préstamo más accesible. Para un crédito de 1.000.000 pesos en el Banco Nación, por ejemplo, se necesita demostrar actualmente para calificar unos 17.962 pesos de ingreso familiar, pero tras el incremento de las tasas y cuotas se necesitarán 21.493 pesos por mes. Esa situación le pegará de lleno a una de las características con las que innovaron estos créditos indexados por inflación: el inicio de una cuota relativamente baja y accesible para los trabajadores con ingresos medios. Llach recomendó como “comparación razonable” la del crecimiento de las cuotas con el avance de un alquiler, aunque en este último caso el ajuste es más difuso porque queda a merced del interés que le aplique el dueño de la propiedad, que muchas veces está por encima del movimiento del IPC. Las apreciaciones del funcionario se dan en un momento de fuerte impacto de las subas de servicios, con aclaraciones técnicas de neto corte administrativo, aunque sin el aval de la realidad de los beneficiarios de los créditos, y de la población en general que viene soportando aumentos implacables, con inflación progresiva.s