Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/127268
Final copa Sudamericana

Una gran volea del correntino Meza dio a Independiente la victoria en la ida

El Rojo se impuso 2 a 1 aFflamengo en un partido que lo arrancó perdiendo. La semana próxima la revancha en el Maracaná.

tapa chica.jpg

Independiente venció a noche a Flamengo de Brasil por 2 a 1 y dio un gran paso de cara a la conquista de la Copa Sudamericana, tras el cotejo de ida de la final que disputaron en el estadio “Libertadores de América”. El conjunto carioca abrió la cuenta con un cabezazo de Rever, a los 8’, pero el Rojo igualó a través de Emmanuel Gigliotti, a los 29’. En el complemento, Maximiliano Meza, a los 9’, y de volea, selló la victoria del elenco de Avellaneda. La revancha se disputará el próximo miércoles en el estadio Maracaná de Río de Janeiro, donde Independiente se consagrará campeón con solo empatar. Flamengo está obligado a ganar por dos o más goles de diferencia si quiere ganar el trofeo, mientras que si gana por un solo gol de distancia habrá alargue y luego penales si persiste la paridad, ya que en esta instancia los goles como visitante no valen doble. Casi sin entender los motivos, solo que una jugada parada le permitió abrir el marcador, Independiente se vio en desventaja a los 8’ cuando Rever le ganó en el salto a Franco que dejó parado a Campaña para el 1-0. El Rojo se alineó con su libreto, en el que el toque, la circulación del balón y la profundidad, son el denominador común. A los 14’ un muy buen desborde de Meza por derecha, no pudo ser conectado por Gigliotti, y entonces le quedó a Sánchez Miño, pero su remate rebotó en Rever. Independiente comenzó a atropellar a Flamengo pero con la pelota al pie, rotación, cambios de frente y dándole un vértigo de tres cuartos de cancha hacia adelante como acostumbra el conjunto de Holan. El equipo carioca fue solo un partenaire del “diablo”, porque no tuvo nunca la pelota y las veces que la consiguió las desperdició en poco tiempo. El ataque local se volcó por el costado derecho, en donde Meza desbordó casi siempre al peruano Trauco, pero el Rojo careció de puntería para poder doblegar la valla defendida por César. La conducción de Barco, un muy buen recorrido de Sánchez Miño y le permitieron a Meza tener espacios y a Gigliotti estar metido entre los centrales. Así fue que la presión de Independiente no pudo aguantarla más Flamengo y a los 29’, como corolario de una tremenda jugada colectiva, Gigliotti sentenció al arquero visitante. Hasta que terminó la primera mitad Independiente fue casi un monólogo y cada vez que atacó, generó sensación de riesgo, algo que Flamengo no podía controlar. La mística copera, el objetivo de Holan y las ganas de un equipo con hambre de gloria, permitió que Independiente fuera “más Independiente que nunca”, sobre todo porque manejó el trámite del juego casi sin sobresaltos. Meza y Barco fueron desequilibrantes para la última línea del “Fla” y a los 9 el primero de ellos capturó de volea un pase desde la izquierda y dejó desparramado al arquero rival. Todo el repertorio y la entrega de los jugadores del Rojo se vio viralizado en los diferentes sectores del campo, ante un Flamengo que se adelantó un poco más en el terreno para tratar de emparejar las acciones. El DT Reinaldo Rueda hizo algunas modificaciones de tres cuartos de cancha hacia adelante para poder encontrar el control que nunca tuvo, y en ese sentido, algunos centros cruzados, un tiro libre y la poca efectividad, vieron al Flamengo desvanecerse sus chances. Independiente dio una muestra de carácter importante y deberá repetir lo hecho en el Maracaná, si es que pretende alzar su segunda Copa Sudamericana.s