Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/127576

Desocupación: tasa fluctuante

El reciente informe del Indec muestra que el desempleo no baja. ¿La reforma laboral en curso ayudará a modificar esta tendencia?

Un informe del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) divulgado ayer señala que el nivel de desocupación en el país se ubicó en el 8,3% en el tercer trimestre de este año, lo que representa una leve disminución (cuatro décimas) respecto de la marca registrada en el segundo trimestre, en tanto Corrientes con el 3,4% anotó la tasa más baja de desempleo desde que llegó Mauricio Macri a la Casa Rosada hace dos años. De acuerdo a los registros históricos, en Corrientes la desocupación retrocedió siete décimas y mantuvo la tendencia fluctuante de sube y baja que describió en los últimos siete relevamientos oficiales. Esta vez quedó debajo del promedio regional, pero no es el más bajo del NEA, comparte el mismo escalón con el Gran Resistencia que ha comenzado a subir de manera exponencial.

El índice de 3,4% para Corrientes constituye una buena noticia. Comparado con el 5,1% que tenía en el primer trimestre de 2016, apenas unos meses después de la asunción del gobierno de Cambiemos, la reducción es notable. No obstante, hay otros detalles que acompañan a la tasa de desempleo que también merecen ser analizados, por ejemplo el estancamiento de la tasa de empleo, la conformación por su origen de la población económicamente activa y la subocupación demandante y no demandante de empleo. Todos estos factores ayudan a leer la realidad laboral en el distrito más allá de la tasa pura y fría de desempleados. En tanto, a nivel nacional hay una tendencia que marca el trabajo del Indec que llama la atención y es el crecimiento del desempleo en determinados distritos que hasta hace un tiempo parecían vigorosos y a la par la disminución de la desocupación en otros que antes estaban en problemas. El caso más cercano es el Gran Resistencia (Chaco) que duplicó su tasa de empleo entre el primer y el tercer trimestre de este año. Algo similar le ocurrió al Gran San Juan. Como contrapartida, Corrientes, Mendoza, Jujuy, entre otros, exhiben en esta coyuntura una situación más descomprimida. Alguna explicación debe tener. El hecho es que mientras gobernaba el kirchnerismo, el Gran Resistencia (Chaco) llegó a marcar un récord con tasa cero de desocupación. Esa extrañeza, que iba a contrapelo de la percepción social, se mantuvo durante bastante tiempo y se esfumó cuando el Indec, ya con Macri en el poder, comenzó nuevamente con las mediciones, así fue como saltó de la nada a 4,3% en el segundo trimestre de 2016, luego experimentó un descenso que llegó a 1,4% en el primer trimestre de este año, ahora registra 3,4%, más del doble. Una variación similar hacia arriba, abajo y luego nuevamente hacia arriba, anotó Posadas (Misiones) en el NEA. Hoy tiene 4,1% de desocupación y es la tasa más alta de la región. En Cuyo, ocurrió algo parecido con San Juan que pasó de marcadores buenos durante la gestión kirchnerista al doble de malos en estos día de Cambiemos, mientras que sus vecinos de Mendoza vivieron una realidad a la inversa. Desocupación alta que comenzó a bajar gradualmente. Desafortunadamente esas variaciones que diagraman escenarios asimétricos dentro de una misma región no mejora la estadística nacional, el índice de desempleo en el país fue de 8,3% en el tercer trimestre, dos décimas abajo respecto de igual período de 2016, cuando se ubicó en 8,5%. Concatenada la tasa de subocupación demandante, es decir la gente que trabaja menos de 35 horas semanales y quiere hacerlo más, ascendió a 7,9% en el tercer trimestre, frente al 7% de igual período del año pasado. El Indec estimó que en los 31 conglomerados urbanos que releva la Encuesta Permanente de Hogares hay 1.058.000 personas desocupadas, 1.380.000 subocupadas y alrededor de 1.959.000 personas que, aunque tienen empleo, buscan otro.s