Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/127726

Sesión, con promesa de polémica

El encuentro para intentar destrabar el proyecto de ley fue promovido por el oficialismo luego de que se levantara la sesión del jueves en un escandaloso marco, que incluyó serios incidentes en las afueras del congreso y gritos, empujones e insultos dentro del recinto.

La Cámara de Diputados volverá a sesionar con la intención de aprobar el proyecto de reforma previsional, luego de un acuerdo entre gobernadores y diputados justicialistas para emitir un bono de compensación que rondaría los 700 pesos.

La nueva sesión especial está pautada para las 14, oportunidad en la cual se concretará la jura de algunos diputados que aún deben asumir sus bancas. Así, la bancada de Cambiemos buscará aprobar el proyecto, que ya cuenta con media sanción del Senado. El acuerdo alcanzado el pasado viernes entre funcionarios nacionales, gobernadores y diputados consiste en sancionar la ley que modifica la fórmula por la que se calcula el aumento de las jubilaciones y la Asignación Universal por Hijo (AUH) para que luego el presidente Mauricio Macri firme un decreto que establezca un bono que será de alrededor de 700 pesos para quienes ganen menos de diez mil pesos. El bono tendrá el objetivo de compensar a “jubilados y pensionados con haberes inferiores a los 10 mil pesos y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo” por el desfase entre la fórmula actual y la nueva que impulsa el Gobierno, es decir, por los meses que no son tenidos en cuenta en el proyecto de ley. Se espera que alcance al “70% de los jubilados y pensionados, incluidos los de la moratoria, y al 100% de los beneficiarios de la AUH”. El encuentro para intentar destrabar el proyecto de ley fue promovido por el oficialismo luego de que se levantara la sesión del jueves en un escandaloso marco, que incluyó serios incidentes en las afueras del Congreso y gritos, empujones e insultos dentro del recinto. Así sucedió en medio de un imponente operativo de seguridad dispuesto para frenar a los manifestantes convocados en las inmediaciones para protestar contra la reforma que, según denunciaban, recortaría los ingresos de los jubilados y beneficiarios de la AUH. Al poner en duda la cantidad de diputados con los que el oficialismo alcanzó el quorum y criticar que el tiempo reglamentario de demora respecto de la hora de convocatoria se había excedido, los legisladores de la oposición habían reclamado en esa ocasión la suspensión del debate. En medio de ese conflictivo contexto, la líder de la Coalición Cívica y diputada oficialista, Elisa Carrió, había pedido levantar la sesión especial al considerar que no estaban dadas las condiciones para proseguir. La sesión se realizará en medio de un contexto de fuerte crispación política, en la que el kirchnerismo intenta transformar en social, en un mes cargado de simbología crítica para las administraciones nacionales recordando las escenas de saqueos y represión montados en diferentes distritos del país. Sumado a la incertidumbre generalizada del sector pasivo respecto a las reales condiciones de sus haberes a partir del año que viene, respecto a los aumentos y al poder adquisitivo. La frase atribuida al referente de Cambiemos, Pablo Tonelli (“los jubilados están perdiendo plata pero no poder adquisitivo”), ofició como primer disparador político del tema, visibilizando las intenciones del Gobierno que, además de ese yerro, no supo explicar (si es que lo tiene) el efecto positivo de los cambios propuestos y que pasó con poco ruido por el Senado de la Nación. Movilizaciones y paro marcarán la jornada de hoy. Por ahora, la sensatez no tiene efecto en un cuerpo colegiado que lima diferencias a manotazos e insultos.s