Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/127856
Festival en Riachuelo

Los niños coparon la plaza y disfrutaron del teatro local

Fueron tres días de funciones, entrenamiento y disfrute.

El tercer festival de teatro en la calle que se realizó en Riachuelo dejó un saldo positivo. Lo más importante es, sin lugar a dudas, la gran concurrencia de niños. “Esto se da porque en la ciudad de Riachuelo aún los chicos pueden ir solos a la plaza, y esto permitió que cada una de las funciones estuviera repleta de pequeños. Esta imagen fue grandiosa”, explicó uno de los organizadores a NORTE de Corrientes. Fueron tres días donde la magia del teatro inundó esta pequeña localidad distante a 16 kilómetros de la ciudad capital, días de intenso calor, con un público cobijado bajo los frondosos árboles de la plaza Nueva Valencia, con la compañía de ricos tererés y cómodamente ubicados, se dispusieron a disfrutar de una variada propuesta teatral, que llegó con teatro, títeres, clown, circo y malabares. Tres jornadas intensas con talleres de clown y zancos, con gran participación de los habitantes de Riachuelo y de San Cayetano. En horas de la tarde, cuando caía el sol, se levantaba el telón imaginario y numerosos niños, junto a jóvenes y adultos, se deleitaban con cada historia, cada propuesta teatral, llevando a cada uno -de la mano del teatro- a un mundo único. En su programación se incluyó a: “Huesito y Juancito”, de Los títeres de El Asunto; “Mon y Mishu” de la compañía teatral La Botarga, “Tessa y Felipe”, del grupo San Damián, “Romeo y Julieta en clown”, del grupo Los clowns del pasaje, “Los hombres son de Marte y las mujeres de Venus”, del grupo Alto Bache, y “Mboyeré de vuelta”, de Mboyeré Circo. Paralelamente se realizaron dos interesantes actividades de extensión a lo largo de este espectáculo. Por un lado el taller de clown, a cargo de la docente Marianela Iglesia, donde concurrieron niños, jóvenes y adultos para acercarse al a este estilo escénico. Por otro lado, el taller de zancos, a cargo de José Carlos Trinidad, donde numerosos jóvenes lograron incursionar en esta técnica. Cada tarde fue mágica, donde los niños que llegaban a hora temprana se ubicaban y compartían todo el proceso previo a cada función, sentados y conversando entre ellos esperaron cada propuesta con mucha expectativa, la apertura con los títeres fue sin lugar a dudas un puntapié único, que les invitó a ser parte de ese maravilloso viaje, haciendo que sus caras se transformaran en momentos increíbles, la risa y las ocurrencias de cada uno sobre la historia fue un condimento especial para los actores, que sentían un público con una energía tan particular, atento, participativo y ávido por cada parte de la historia propuesta. Lo más significativo de esta propuesta es poder llegar con el teatro a los niños del interior, acercarse cada vez más al escenario, proponer parte del texto, ofrecerse en coro desde distintos puntos del público para ser parte de la propuesta. En el cierre, que contó con la presencia del representante provincial del Instituto Nacional de Teatro (INT) de Corrientes, Jorge Frete, y el intendente de Riachuelo, Martín Jetter, no sólo se destacó el éxito rotundo, sino también el compromiso de seguir realizando este festival y destacando que ya es parte de la agenda de festivales de Riachuelo, y que será nuevamente realizado en 2018.s