Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/127898
Oriente Medio

La ONU condenó la decisión de EE.UU. sobre Jerusalén

De los 193 países miembros, 128 vo­taron a favor de la resolución que rechaza la declaración de esa ciudad como capital de Israel.

COR221217-020F01.JPG

Estados Unidos sufrió ayer en la Asamblea General de la ONU una amplia condena a su decisión de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel, después de amenazar con represalias a los países que rechazaran su posición. De los 193 estados que conforman la asamblea, 128 votaron a favor de la resolución y 9 en contra, mientras 35 países se abstuvieron y 21 no se presentaron en una sesión de emergencia que el presidente estadounidense, Donald Trump, había advertido que seguiría de cerca. “Ciento veintiocho contra nueve, esto es un duro revés para Estados Unidos”, dijo a la AFP el embajador palestino ante la ONU, Riyad Mansur, al comentar el resultado. Los que se sumaron a Estados Unidos e Israel para oponerse a la medida fueron Guatemala, Honduras, Togo, Micronesia, Nauru, Palau y las Islas Marshall. El voto no es vinculante y el gobierno estadounidense ha dicho que no cambiará de parecer. Poco antes de la votación, la embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas, Nikki Haley, había reiterado las amenazas financieras a los países que votaran a favor de condenar la decisión de Washington, asegurando que su gobierno “recordará este día”. El miércoles Trump ya había tomado la delantera, advirtiendo que cortaría el financiamiento estadounidense a aquellos países que apoyaran la resolución presentada por Yemen y Turquía en nombre de los países árabes y musulmanes. “Toman cientos de millones de dólares e incluso miles de millones de dólares y luego votan contra nosotros”, dijo el mandatario en la Casa Blanca. “Bueno, estaremos mirando esos votos. Déjenlos votar en contra nuestra. Ahorraremos un montón. No nos importa”, afirmó. Estados Unidos no oculta su enojo desde una primera votación el lunes en el Consejo de Seguridad. “Esta votación es un insulto que no olvidaremos”, dijo entonces Haley a sus 14 socios del Consejo, incluidos sus aliados europeos, quienes aprobaron por unanimidad la condena a la decisión de Washington. Esa resolución finalmente no fue aprobada debido al veto estadounidense, pero la unidad de los otros miembros resonó como un desprecio al gobierno de Trump. En la Asamblea General de la ONU, ningún país tiene derecho de veto y las resoluciones no son vinculantes.s