Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/127906

La Defensoría, ¿un aguantadero?

Payes volvió a recibir los favores de sus viejos socios, es de esperar que este compinchismo que direccionó la elección del Defensor de los Vecinos no termine empañando también la calidad de la gestión.

A principio de esta semana en la primera sesión del período extraordinario, el Concejo Deliberante capitalino designó sorpresivamente (por mayoría simple) al ex concejal Agustín Payes como Defensor de los Vecinos de la Ciudad de Corrientes. No estaba en los planes, al menos de la oposición que esperaba colocar en ese puesto a otro representante de su sector: el nominado era Cristian Ruiz Aragón, empleado de la Anses y pariente del actual diputado nacional el camporista José “Pitín” Ruiz Aragón. También había otros nombres en danza, incluido el entonces titular del cargo, Javier Rodríguez, quien pretendía ser reelecto, sin embargo el actual oficialismo (ECO+Cambiemos) en una jugada de pizarrón nombró a una figura que tiene ficha de peronista, pero más que opositor es un dilecto amigo del Comité radical.

Payes volvió a recibir los favores de sus viejos socios, aquellos que en las covachuelas del poder son identificados como la “cooperativa universitaria”. Es de esperar que este compinchismo que direccionó la elección del Defensor no termine empañando también la calidad de la gestión de la oficina que tiene una muy alta misión, cuidar y representar a los vecinos. Por lo pronto, flaco favor le ha hecho el Concejo Deliberante a la institucionalidad, se nota como viene el tan mentado “cambio”. Y no es que el pariente Ruiz Aragón sea mejor que Payes ni que los modales ni las intenciones del peronismo capitalino -con el kirchnerismo residual que lleva dentro- garantice democracia, pero es evidente que los que han llegado al poder en la Municipalidad no son muchos más sanos e higiénicos que los que se fueron. La maniobra que se vivió esta semana, respecto de la Defensoría asemeja bastante a un juego entre tahúres. El problema es que hay algunos contertulios de la farsa que predican ética. Primero, para entender la situación hay que describir el escenario. Javier Rodríguez, el defensor de los Vecinos, pretendía seguir pero una cláusula de la Carta Orgánica se lo impedía. El intendente saliente, Fabián Ríos quería en ese lugar al hermano del camporista (Ruiz Aragón), pero además con una ampliación del presupuesto para esa oficina de tal modo que llegue al 1% del total de los recursos anuales de la Ciudad; lo que se dice una suculenta caja. También había otros candidatos, Maciel de la Democracia Cristiana y Romero de Libres del Sur, con pocas acciones políticas para coronar. Fue entonces que ECO+Cambiemos comenzó a resistirse a la pretensión del peronismo K y amagó con abrir un concurso para encontrar al mejor prospecto. “Vamos a buscar el consenso necesario para crear instituciones saludables y no meros aguantaderos para hacer ingresar a la militancia cuando quedan afuera del poder, la intención del Justicialismo es hacer de la Defensoría de los Vecinos un aguantadero de la militancia a partir del 10 de diciembre”, dijo el edil Fabián Nieves, representante de la Coalición Cívica y uno de los más jóvenes dentro del deliberativo capitalino. Bonito discurso, los hechos demostraron otra cosa. No hubo concurso ni consenso, el radicalismo llamó a su ex viceintendente, Agustín Payes, lo nominó e hizo valer los números dentro del recinto. Listo. ¿Payes sirve para ese cargo? El tiempo lo dirá, no se sabe, lo concreto es que llegó allí por su vinculación con el Comité Capital de la UCR no por sus condiciones. El peronismo, por distintas voces, se ocupó de aclarar que Payes no era su elección y que no lo avala. Es decir, lo puso ECO. El hijo del ex juez y ex fiscal general tiene empleo continuado desde 2005 en el Estado provincial; hasta el pasado 10 de diciembre fue concejal capitalino y ahora ya es Defensor de los Vecinos mediante un polémico procedimiento. ¿Qué dirán en Cambiemos, hicieron de la Defensoría una institución saludable o lo otro...? s