Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/128021
Saludo navideño con la mirada puesta en Tierra Santa

En su mensaje, Francisco instó a vencer el miedo con la fuerza de la caridad

El Papa hizo un llamamiento por los migrantes en el mundo, que son expulsados de su tierra. Clamó por hospitalidad.

COR261217-006F01.JPG

El papa Francisco pidió a los 1.300 millones de católicos del planeta que no ignoren el drama de los migrantes, a menudo “expulsados de su tierra” por dirigentes dispuestos a hacer derramar “sangre inocente” y así fue como trazó un paralelismo con Herodes, el rey que mandó buscar a Jesús para matarlo, según la tradición cristiana; y resaltó que en este tiempo hay miles de familias que “sobreviven a los Herodes de turno”. El mensaje, pronunciado el domingo en su homilía de Nochebuena, estuvo enfocado a instar a los cristianos a que se prodiguen en la caridad y la hospitalidad con los más vulnerables en cualquier latitud. El argentino Jorge Bergoglio, hijo de migrantes italianos, hizo de la suerte de los refugiados uno de los temas fundamentales de su pontificado, que comenzó hace casi cinco años. En la Nochebuena pidió que “nadie tenga que sentir que en esta tierra no tiene lugar”. Fue durante la tradicional Misa del Gallo, en El Vaticano. “En los pasos de José y María se esconden tantos pasos. Vemos las huellas de familias enteras que hoy se ven obligadas a marchar”, subrayó el Pontífice ante decenas de miles de fieles reunidos en la Basílica de San Pedro de Roma. “Vemos las huellas de millones de personas que no eligen irse sino que son obligados a separarse de los suyos, que son expulsados de su tierra”, añadió desde el baldaquino diseñado por Bernini, donde solo está autorizado a oficiar misa el pontífice. “En muchos de los casos esa marcha está cargada de esperanza, cargada de futuro; en muchos otros, esa marcha tiene solo un nombre: sobrevivencia. Sobrevivir a los Herodes de turno que para imponer su poder y acrecentar sus riquezas no tienen ningún problema en cobrar sangre inocente”, apuntó Francisco. Y completó: “Navidad es tiempo para transformar la fuerza del miedo en fuerza de la caridad”, afirmó el Papa latinoamericano, defendiendo una “nueva imaginación social y que nadie tenga que sentir que en esta tierra no tiene lugar”. En tanto, ayer al pronunciar el tradicional mensaje Urbi et Orbi de Navidad (el quinto de su mandato pontificio), Francisco reclamó “paz para Jerusalén y toda la Tierra Santa” y rezar para alcanzar “una solución negociada que permita la coexistencia pacífica de dos Estados”. Se refirió así al incipiente conflicto en esa parte del mundo como consecuencia de la decisión adoptada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump que le dio nuevo status diplomático y político a Jerusalem desatando una crisis con Palestina. “En este día de fiesta, invoquemos al Señor pidiendo la paz para Jerusalén y para toda la Tierra Santa. Vemos a Jesús en los niños de Oriente Medio, que siguen sufriendo por el aumento de las tensiones entre israelíes y palestinos”, dijo el Papa. “Recemos para que entre las partes implicadas prevalezca la voluntad de reanudar el diálogo y se pueda finalmente alcanzar una solución negociada, que permita la coexistencia pacífica de dos Estados dentro de unas fronteras acordadas entre ellos y reconocidas a nivel internacional”, agregó.s