Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/128063
Curuzú Cuatiá

La Sucursal del Cielo cumplirá un sueño y tendrá su 1er. Festival Chamamecero

El encuentro tendrá lugar el 29 y 30 de diciembre. Muchos artistas de renombre se sumaron a esta iniciativa que nació hace tiempo.

COR271217-014F01.JPG

La localidad de Curuzú Cuatiá se caracteriza por ser cuna de grandes artistas. También se la denomina la Sucursal del Cielo. Allí nació uno de los grandes artistas chamameceros como fue Antonio Tarragó Ros (padre) y varios cuyos nombres hoy son los más reconocidos del cancionero litoraleño. Como la ciudad no tenía un festival que la identifique, un espacio donde cada año sus músicos pudieran reencontrarse con el público, el pedido se convirtió en una necesidad que fue creciendo cada vez más, sobre todo por las nuevas generaciones que vienen pidiendo espacios para mostrar lo que hacen. Y hoy, esta ciudad del Sur de la provincia anunció la realización de su 1er. Festival Curuzucuateño que lleva como nombre “A orillas del Sarandí”. El encuentro es organizado por el Movimiento de Músicos Curuzucuateños (MMUC) que nació hace varios meses. “En una fiesta que hubo en la ciudad se tocó una vez más el recurrente tema de por qué la ciudad considerada como tierra de grandes cantores, no tiene su propio festival. Lo bueno de esta conversación es que no quedó en eso, sino que avanzamos. Fuimos más allá y de hecho estamos a punto de concretar el primer festival”, explicó a NORTE de Corrientes uno de los integrantes del movimiento, Sebastián González. A esta propuesta de músicos se sumaron sonidistas, dispuestos a colaborar con su trabajo para que todo salga bien, pero además que el sueño postergado de tantos años se haga realidad. El encuentro se realizará el viernes 29 y sábado 30 y llevará como nombre “A orillas del Sarandí”. Comenzará a las 21 en la cancha del Club San Lorenzo y contará con la presencia de más de 10 artistas por noche. “La fecha nos pareció la más correcta ya que faltaba poco y no queríamos que se enfríe la idea para iniciar esta movida. Además, muchos curuzucuateños vienen a celebrar las Fiestas con sus familias y por ende consideramos una buena oportunidad para que a su vez puedan disfrutar la música en vivo, que quizás durante todo el año escuchan por otros medios”, explicó. El objetivo -aclaró- es tener un festival fijo, donde el músico curuzucuateño pueda mostrar su arte y los vecinos de la ciudad pueda conocer no sólo su propuesta musical sino también un poco más de la historia de sus músicos. En esta ocasión apelarán a la tecnología. “Tenemos videos inéditos, de grandes artistas que ya no están y los vamos a pasar ese día”, comentó. Pero, si hay algo que moviliza a estos realizadores es la necesidad de tener un “festival digno de esta Cuna de Músicos”. “Esto -aclaró- no significa que las puertas de la Sucursal del Cielo estén cerradas a colegas de otras localidades, pero lo fundamental para ellos es hacer hincapié y darles espacio a los músicos locales porque es lo que vienen pidiendo desde hace tiempo dada la falta de escenarios que tienen para tocar”. González comentó que están muy contentos y hasta emocionados con la propuesta porque la ciudad está acompañando muy bien. “No sólo los medios sino los vecinos mismos están muy contentos con la iniciativa”, dijo. La entrada tendrá un valor de $100 porque la idea es que todos los músicos cobren su cachet. “Por eso la necesidad de este grupo de trabajo (MMUC) de cobrar una entrada para poder solventar gastos. Queremos que los músicos tengan la oportunidad de mostrar su trabajo pero también de hacerlo dignamente, es decir cobrando por lo que hacen”, finalizó. De esta manera los curuzucuateños cumplirán un sueño. Y no sólo lo harán los músicos sino la sociedad cultural que tenía como materia pendiente este reconocimiento a quienes todo el año luchan por hacer que este arte sea su modo de vida. Quizás, aseguran los organizadores, sea el primer paso para lograr nuevos espacios de exposición y de encuentros chamameceros o musiqueros, como más les guste llamarlos.