Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/128097
Guardia del Hospital Vidal

Alertan de la reincidencia de adolescentes intoxicados

La familia es la última en llegar. La mayoría no estudia ni trabaja.

COR281217-009F01.JPG

El ingreso de jóvenes intoxicados con drogas y alcohol al Hospital Vidal se volvió frecuente cada fin de semana. La situación no es nueva, pero preocupa la reincidencia en el consumo problemático que afecta a la salud. La mayoría de los chicos no estudia ni trabaja y se advierte una gran falta de compromiso en la familia para ayudarlo a superar el consumo problemático. Tal como publicó este diario en su edición de ayer, se trata de adolescentes de entre 17 y 21 años y son los amigos, en similar estado del paciente, quienes los trasladan al hospital en medio de un episodio de deshidratación, alucinaciones y pérdida de conciencia provocado por las sustancias ingeridas. Además, se dispara violencia y causan disturbios en el centro de salud. Generalmente el consumo de sustancias es combinado, por ejemplo pastillas para controlar la presión arterial con bebidas alcohólicas. “Muchos son NiNi, ni trabajan ni estudian. Vienen excitados, con la intoxicación que traen disparan reacciones psiquiátricas, violentos y ven cosas. Como están bajo el efecto, la violencia y la fuerza que emplean es enorme. Rompen el sector de Emergencia y agreden al personal”, dijo el director del Vidal, Horacio Sotelo. La familia es la última en llegar y muchas no se comprometen en la recuperación del joven afectado. “Tenemos nombres y apellidos repetidos. Se hace difícil cuando el que trae al paciente para ser atendido se encuentra en el mismo estado. Los familiares generalmente vienen tarde. Están inmersos en la problemática, es como predicar en el desierto. Repetimos el mensaje pero la realidad nos superó, entonces nos abocamos en el tratamiento para sacarlos del estado pero a los pocos días regresan”, señaló. El médico alertó que esta situación se está naturalizando y reclamó medidas para revertir esta realidad que afecta especialmente a los adolescentes. “Tenemos documentado hace tiempo la atención de muchísimos jóvenes intoxicados con alcohol y drogas ilícitas. Lamentablemente se lo está tomando con naturalidad, los mismos amigos los traen en ese estado causando un cierto descontrol y disturbios en la Guardia. Solo nos queda cumplir como médicos y documentarlo para que quede asentado”, dijo. “Nosotros solo damos la información, pero debería haber alguien para planificar y tratar de cambiar esta realidad”, agregó.s