Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/128231
Impulsor del proyecto ADN

“Damos una caricia al alma a las familias de los ex combatientes”

Julio Aro, presidente de la Fundación “No me olvides”, en Corrientes.

Integrantes de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y de la Fundación “No me olvides” mantuvieron encuentros con familiares de soldados correntinos caídos en la guerra de Malvinas para informar los resultados de los estudios genéticos de las muestras extraídas de los restos que este año fueron inhumados del cementerio de Darwin, a través de una labor coordinada por la Cruz Roja Internacional. El viernes y ayer se entrevistaron con cinco familias en el interior provincial y la emoción volvió a flor de piel en cada una de las viviendas visitadas. “Fue algo muy lindo, muy emotivo. La gente que nos importa son las familias que no tiene a sus hijos y buscamos darles una caricia al alma”, comentó a NORTE de Corrientes el presidente de la Fundación, Julio Aro. El ex combatiente oriundo de Mar del Plata recorre el país desde hace años dando contención a las familias de los caídos. Además, apadrina escuelas que llevan nombres de ex soldados. Se manifestó orgulloso del resultado del “Proyecto ADN” que impulsó hace unos años y que hoy posibilitó que seis familias correntinas y otras tantas del país conozcan la parcela donde se encuentra enterrado aquel joven que falta desde 1982. No es la primera vez que visita Corrientes. Hace tiempo recorrió la provincia buscando a las familias de soldados que quedaron en Malvinas. “Vinimos especialmente a ver a la familia de Gabino Ruiz Díaz, con quien empezó todo y hoy sabemos que está en el lugar que decíamos”, contó del otro lado del teléfono mientras viajaba a Colonia Pando para compartir el almuerzo con Elma Pelozo, la madre de ese soldado. La cruzada de Aro comenzó en 2008, cuando regresó a las islas después de haber combatido allí hacía 26 años. Al ver las tumbas de 123 compañeros que yacen bajo lápidas que dicen “Soldado argentino solo conocido por Dios” sintió que estaba ante una gran injusticia. “Hoy recuperaron la identidad, tienen nombre y apellido”, resaltó Aro, conforme. Al regreso de las islas, comenzó a consultar a las madres y padres de Malvinas si estaban de acuerdo con la idea de la identificación. Empezó a contactar y visitar personalmente a varios de ellos y todos le fueron dando su visto bueno. Luego, durante una visita a Londres mantuvo contacto con el ex coronel Geoffrey Cardozo, quien fue el encargado de brindarles sepultura a los soldados argentinos. “Cardozo nos brindó información fundamental: nos entregó una serie de documentos recabados por él mismo a medida que iba recogiendo los cuerpos diseminados en los campos de batalla”, había contado. La ayuda del músico británico Roger Waters fue fundamental. Teniendo en cuenta las convicciones antibelicistas del ex guitarrista de Pink Floyd, Aro se contactó vía correo electrónico y le presentó el proyecto. Luego, Waters en una visita al país para brindar una serie de recitales, se entrevistó con la ex presidenta Cristina Fernández y le acercó una carpeta con todos los datos recogidos hasta el momento por la Fundación “No me olvides”. El 24 de enero de 2013, Argentina y el Comité Internacional de la Cruz Roja suscribieron un acuerdo que otorga a esta institución para desarrollar sus actividades “en el marco de su mandato humanitario independiente y neutral”.s