Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/128295
INSOLITO

Polémica en San Lorenzo por la supuesta rebeldía del cura removido de la parroquia

La Iglesia dictaminó que el presbítero Darío Valenzuela irá, desde febrero, como ayudante del párroco de San Luis del Palmar, Epifanio Barrios. Fuentes cercanas de la Iglesia señalaron a este diario que la decisión de la supuesta remoción del cargo aplicada a Valenzuela estaría relacionada con unas misas de sanación que aparentemente este cura practicaba

El sacerdote Rubén Darío Valenzuela quien se desempeñó al frente de la parroquia de la localidad de San Lorenzo, recibió fuertes críticas por parte de un grupo de vecinos, supuestamente por no entregar la llave del templo a su sucesor, Pedro Julián Viana, quien entró en funciones el 29 de diciembre.

COR030118-009F01.JPG

El nuevo destino para Valenzuela es la parroquia San Luis Rey de Francia, en San Luis del Palmar, a donde fue designado como ayudante del párroco Epifanio Barrios.

Este diario intentó comunicarse con Valenzuela, pero las líneas de comunicación aparentemente se encontraban desconectadas.

En referencia a lo que ocurre, el cura Barrios confirmó a NORTE de Corrientes que Valenzuela lo acompañará “desde febrero, después de que se termine de acomodar su futura habitación y termine la transición con Viana”. También explicó que ya se realizó “la ceremonia administrativa y religiosa y se procedió al traspaso, actualmente está en funciones. Las llaves serán entregadas en su momento”.

El sacerdote de San Luis del Palmar aseguró que se trata de “cambios muy rápidos y estamos esperando la llegada de los albañiles esta semana para que acondicionen y pinten la habitación”. De todas formas respecto de las críticas que tomaron estado público durante la jornada de ayer sostuvo: “Podríamos decir que existe una falta de entendimiento entre ambos sacerdotes y que hay laicos muy apurados en que se vaya. No es una situación muy sencilla ya que viene de ser párroco a ser ayudante”.

Fuentes cercanas de la Iglesia señalaron a este diario que la decisión de la supuesta remoción del cargo aplicada a Valenzuela estaría relacionada con unas misas de sanación que aparentemente este cura practicaba en distintas zonas y que no están autorizadas ni reconocidas por la Iglesia católica. Al parecer, tampoco habría respetado las jurisdicciones parroquiales y se había involucrado en actividades dentro de otras parroquias, además de trabajar con personas ajenas a la Iglesia e incurrir en opiniones políticas “incómodas”. Estas misas habrían incluido la imposición de manos y un clima de llanto y gritos espontáneos por parte de la comunidad participante y que fue calificado como escenario de un “rito de liberación” en la parroquia. También se supo que la Iglesia es muy respetuosa de las jurisdicciones y se cuenta que se durante años se advirtió a Valenzuela para que cesara con tales acciones. Al parecer sería este un período de prueba para analizar puertas adentro de la iglesia si Valenzuela se mantiene o no en el ministerio.s