Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/128544
DESCUARTIZADOS EN EL SUR BRASILERO

Presunta testigo del crimen ritual dijo que las víctimas “son de Corrientes”

“Son de un lugar de Corrientes donde los nativos trabajan por 5, 10 o 15 reales por día, principalmente en actividades vinculadas a la pesca en el río Paraná o a la crianza de ganado”. La cita -traducida- está incluida en una nota publicada el pasado 7 de enero por el diario brasileño “Jornal NH” de Novo Hamburgo, conglomerado urbano próximo a Porto Alegre, donde hace cuatro meses fueron hallados los cuerpos descuartizados e incompletos de un niño y una niña de entre 8 y 12 años (quienes serían hermanos).

El enunciador de la frase -según la publicación firmada por el periodista Silvio Milani- es una “testigo clave” que presenció un primer tramo de la ceremonia en el que ambas víctimas fueron aniquiladas como ofrenda al demonio bíblico Moloch Baal.

COR110118-018F01.JPG

El dato cobró relevancia en las últimas horas cuando una de las dos autoridades de la Policía Civil de Brasil que encabezan la investigación dio crédito a la hipótesis.

Se trata del delegado, Moacir Fermino, quien afirmó: “La información que tenemos es que se trata de una localidad muy pequeña de la provincia argentina de Corrientes”, según informó ayer el diario misionero “Primera Plana”.

Sin embargo, fuentes policiales dijeron a NORTE de Corrientes que hasta el momento no han recibido notificación de pedidos de colaboración de parte de la Justicia brasileña. Lo mismo informaron voceros de la Policía misionera, indicaron medios locales. “Los niños habrían recibido la promesa de un viaje a Brasil, con mucha comida y diversión”, informa Jornal NH. Y agrega: “Los santánicos se habrían aprovechado de la extrema pobreza de los hermanos”. El delegado Fermino había dicho el lunes pasado en una conferencia de prensa que ambos menores fueron “cambiados por un camión robado en Brasil y llevado a Corrientes, donde se cree que vivían los niños”.

La pesquisa sindicó como autor del traslado de los niños a José Adrián Álves, uno de los tres sospechosos prófugos que tiene la causa y el único involucrado de nacionalidad argentina. Ayer se supo que el susodicho es oriundo de Misiones. No obstante, aún no está aclarado si tenía algún tipo de vínculo familiar con las víctimas, que aún no fueron identificadas: sus cabezas no fueron halladas aún.