Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/129145
Por la creciente

Monitorean nueve barrios de la ribera y comienzan las autoevacuaciones

En el barrio itatí tres familias decidieron dejar sus hogares, corridos por el río.Ootras dos viven con el agua dentro de sus viviendas.

Hace una semana el río comenzó a subir casi sin tregua; las lluvias en esta parte del país ayudaron a que el caudal y la situación en los barrios de la ribera se complicara y hasta ayer nueve eran los barrios en los que el agua amenazaba a varias de las familias que desde hace varios años viven y trabajan en la zona. Según la actualización del informe de la Prefectura Naval Argentina, dado en el mediodía de ayer, la altura del Paraná en el puerto local superó los 6,60 metros, superando el nivel de alerta y acercándose al nivel de evacuación sugerido -Ver página 9- . Las fuentes consultadas por este matutino informaron que los barrios más afectados en la capital correntina son: Itatí, Quinta Ferré, Bajo Caridi, Bajo Galván, Virgen de los Dolores, La Tosquera, ex Coca Cola, Quilmes y Santa Marta. El director general de Operaciones, Ricardo García, explicó a NORTE de Corrientes que se están realizando los monitoreos en las zonas afectadas y destacó que si bien hay familias que ya tienen el agua dentro de sus viviendas se niegan a dejarlas. “Desde hace una semana los equipos están recorriendo los barrios. Tenemos identificadas a las viviendas donde las familias se autoevacuaron y se les está gestionando asistencia, también para aquellas que deciden no irse”, dijo el funcionario. En las últimas horas, tres familias en la zona baja del barrio Itatí decidieron autoevacuarse a la casa de otras familias de las inmediaciones; mientras que otros dos grupos familiares, ambos con niños, resisten en el lugar mientras el agua continúa entrando a sus casas. La capilla Virgen de Itatí y el Centro de Integración Comunitario (CIC) que funciona en la zona, pueden ser habilitados como centros de evacuación en caso de ser necesario. En tanto, en el barrio Bajo Caridi hay dos familias directamente afectadas por el agua pero se resisten a dejar las viviendas, mientras que en el bajo Galván también fueron identificadas dos familias damnificadas por la creciente. Si bien las autoridades municipales son optimistas respecto a que se revertirá la tendencia, los pobladores de la vera del río aseguran que no duermen por las noches ya que la situación se torna cada vez más complicada. s

Temas Relacionados

Lluvias e inundaciones